20 de abril de 2017

POWER RANGERS (2017)























Esta review llega con algo de retraso. Perdonad, pero estos días he tenido mucho lío.

Como ya dije en la review de Life, durante las pasadas vacaciones de Semana Santa aproveché para ver esa película y el film que ahora nos ocurpa.

Jason (Dacre Montgomery), Kimberly (Naomi Scott), Trini (Becky G), Zack (Ludi Lin) y Billy (RJ Cyler), cinco jóvenes estudiantes de secundaria de la pequeña ciudad de Angel Glove que a penas se conocen pese a ir al mismo instituto, se encuentran en una sala de castigo. Poco después, los cinco encuentran en una excavación unas extrañas monedas que les otorgan una serie de habilidades sobrehumanas. Todo esto les lleva hasta una extraña nave enterrada habitada por Alpha 5 (Bill Hader), un androide que les pone en contacto con Zordon (Bryan Cranston), una entidad que en el pasado lideró un poderoso grupo de guerreros.

Este les dice que ellos son ahora la nueva generación de ese grupo de guerreros, los Power Rangers, y deben hacer frente a Rita Repulsa (Elizabeth Banks), un ser maléfico que ha vuelto a despertar y busca reconstruir a su más poderoso lugarteniente, un ser hecho completamente de oro llamado Goldar, con el que podrá hacerse con un artefacto que le permitirá dominar todo el universo. Pero, antes de enfrentarse a ella, deben controlar sus poderes, cosa que les es difícil, lo que les obligará a soportar un duro entrenamiento.


Cualquiera de mi generación o que haya crecido en los años 90 seguro que conoce los Power Rangers. Pero, hablo de los Power Rangers originales, no de las muchas variaciones que han ido saliendo a lo largo de los años hasta el día de hoy, ya que la serie aún sigue haciéndose.

La serie original, cuyo título completo es Mighty Morphin Power Rangers, fue creada en 1993 por Haim Saban, dueño y principal responsable de esta franquicia –salvo un periodo, entre 2002 y 2009, en el que esta perteneció a Disney –. La serie cogió como punto de partida las series Super Sentai japonesas. Saban se hizo con los derechos de estas series y, a partir de una de ellas, Kyoryu Sentai Zyuranger, comenzó a realizar su serie.

Las series Super Sentai se caracterizaban por ser muy baratas, realizadas de una forma muy parecida a las Kaiju Eigas. Sin embargo, Saban se las arregló para gastar menos aún, ya que solo realizó las partes en la que los protagonistas visten de paisano y utilizó las escenas de acción de la serie japonesa, ya que el público no sabría que no eran los mismos actores quienes estaban bajo los trajes; con excepción de la Yellow Ranger, que en la serie japonesa era un chico.

No obstante, dado que las series Super Sentai solo duraban una temporada y eran reemplazadas por otras, Saban se vio finalmente obligado a meter a los actores americanos en los trajes, lo que permitiría poder verles sin el casco; eso si, las escenas correspondientes a los Zords si eran las de las series japonesas, justificando el tener que cambiarlos.

Así, Saban pudo mantener la continuidad durante unas temporadas. Pero, en vista de que los actores originales iban dejando la serie, decidió seguir como antes, adaptando la serie a las nuevas Super Sentais; así es como empezaron las distintas variaciones –Power Rangers Zeo, Power Rangers Turbo, Power Rangers in the Space… –que hoy día todavía duran, convirtiendo todo esto de los Power Rangers en una franquicia millonaria de la que Saban es su principal beneficiario.

No obstante, por encima de ellas siempre ha estado la serie original, la cual ya fue llevada al cine mucho antes de la realización de este film en Power Rangers: La Película (Bryan Singer, 1995). Dos años después se hizo una segunda película, Turbo Power Rangers (David Winning y Shuki Levy, 1997); aunque, esta última era más un episodio largo que servía de puente entre Power Rangers Zeo y Power Rangers Turbo.

La película que nos ocupa es un completo reboot inspirado en la serie original, fruto de una alianza de Saban con Lionsgate, quién vio en esto la posibilidad de crear una franquicia tipo Transformers; de hecho, se llegó a decir que tenían pensado hacer una saga de hasta seis películas.

No obstante, parece que esa posibilidad se ve muy remota, ya que, pese a su buen arranque, la película no está rindiendo en taquilla lo esperado. Con un presupuesto de 100 millones de dólares, el film lleva recaudados 81 millones en EEUU y 47 millones más en el resto del mundo, haciendo un total de 128 millones de dólares.

No obstante, la película aún no lo tiene todo perdido. El próximo 12 de mayo se estrenará en China, un mercado cada vez más importante que ha salvado ya a varias superproducciones hollywoodienses, y todavía le queda estrenarse en Japón, a donde llegará el próximo 15 de julio, en donde sus raices en las series Super Sentai pueden jugar a su favor.

Así que es posible que la película haga dinero y que, al menos, veamos una secuela. Además, las críticas y las opiniones del público, pese a no ser de lo más entusiastas, están siendo más positivas de lo que se esperaba.

¿Y que opino yo? Pues a eso vamos.

Yo tenía muchas ganas a esta película, puesto que veía la serie en su día. Solamente llegué a ver la serie original y creo que no llegué a terminar de verla, ya que empecé a perderle interés cuando los actores originales empezaron a irse y la última temporada empezó a ser un desmadre de cuidado.


Sin embargo, los Power Rangers me traen muy buenos recuerdos, así que, cuando oí por primera vez que se hacía esta película, se me despertó mucho la nostalgia y me hice bastante expectativas que fueron aumentando con cada material de ella que iba saliendo.

Ahora que finalmente la he visto, puedo decir que me la película me ha gustado y que muchas de mis expectativas se han visto cumplidas; no todas, eso si.

Tal y como me esperaba, la película adapta muy libremente la serie original, pero manteniendo muy intacto el espiritu de esta, de tal forma que los que la veíamos la tengamos bastante presente. La escena en la que los protagonistas van con los Zords sonando la canción de la película original de fondo ha llegado a emocionarme, en serio.

La verdad es que no se le puede pedir mucho a la película, tan solo que tenga respeto por el material que adapta –cosa que han hecho –y ofrecernos un producto que solo sirve para pasar el rato. Pero un producto bien hecho, que haga disfrutar y que no de vergüenza ajena verlo; todo lo contrario a basuras apestosas como Dragonball: Evolution  (James Wong, 2009) o Cuatro Fantásticos (Josh Trank, 2015), que se pasaron por el forro de los cojones el material que decían adaptar.

De hecho, mientras veía esta película no paraba de decirme que su director, Dean Israelite, era quién debería haber dirigido Cuatro Fantásticos. Porque puede que su ópera prima, Project Almanac (2015), no sea tan redonda ni tan aclamada como Chronicle (2012), pero ha demostrado ser mucho más competente y respetuoso que el egocéntrico de Josh Trank.

Y es que el tipo hace un trabajo muy eficaz, tanto en las escenas de acción, muy espectaculares y hasta brutales, como en la dirección de actores y los momentos drámaticos.

Pero, en donde más ha mostrado su talento es en que nos encontramos con una película donde los protagonistas tardan mucho en ponerse los trajes y entrar en batalla y más de la mitad del film se centra en los personajes, en sus vidas y sus conflictos. Normalmente, en este tipo de películas esa parte suele ser un coñazo. Pero, en esta película no. Todo lo contrario, esa parte se disfruta muchísimo; de hecho, me atrevería a decir que llega a ser más interesante que la parte de la acción y los efectos especiales.

Frente a Life, que me aburrió terriblemente y me tuvo mirando el reloj casi desde el principio, esta película logra captar mi atención desde el primer momento. La forma en que refleja a los protagonistas, sus conflictos, la forma en que se van juntando –porque esto no es como la serie, donde todos eran una piña desde el principio –, como adquieren sus poderes y toda la movida que llevan hasta convertirse en los Power Rangers está muy bien tratada y eso hace que esta película se disfrute mucho.

Todo gracias a la buena mano de Israelite, quién no cae en la sensiblería ni en el dramatismo exagerado, ya que los conflictos que cada uno de los protagonistas lleva consigo están tratados de forma sutil, pero eficiente, no metiéndose de lleno en ellos, pero tampoco haciendo que pasen de largo ni le resulten indiferente al espectador.

Un buen ejemplo es el de Trini y su lesbianismo.

Unas semanas antes del estreno de la película salió la noticia de que esta película podía presumir de ser el primer film de superhéroes con un personaje homosexual entre sus protagonistas. Algo que me alegró, pero también me encendió las alarmas, ya que empecé a temer que quizá quisieran utilizar esto para envolverse en la bandera del arco iris para tratar de atraer al público LGBT.

Pero, nada más lejos de la realidad. En la película, esta parte está muy bien tratada y eso le hace ganar muchos puntos.

Como ya he dicho, los protagonistas no se ponen los trajes ni salen a pelear hasta la parte final. Pero, tranquilos, como ya he dicho esto no es Cuatro Fantásticos y al final tenemos una buena dosis de acción y efectos especiales; efectos especiales muy buenos, por cierto.

La parte del diseño de los trajes y los Zords no hace falta que hable mucho de ella. Ya me convencía el diseño en los tráilers, posters e imágenes y, una vez vistos en acción en la película, siguen convenciéndome. Incluso el nuevo Alpha 5 está muy bien, pese a ese diseño que le asemeja más a un marciano que a un robot.

Los protagonistas, pues están muy bien.

Los actores son jóvenes y todavía les queda mucho por mejorar, pero el trabajo que hacen en la película es bastante bueno. Desde luego, fue un gran acierto escoger a actores casi desconocidos, con mucho que demostrar, que a jóvenes estrellas con la vida resuelta que lo único que habrían hecho es lastrar el film.


Luego está el tema de los personajes, que ese ha sido otro acierto. Tal y como me esperaba, pese al cambio racial, los personajes, practicamente, siguen siendo como sus homólogos de la serie. Jason sigue siendo el líder, Kimberly la chica mona pero de armas tomar, Trini la más enigmática, Zack el graciosillo del grupo y Billy el intelectual. Y esto es algo muy de agradecer.

Aunque, en lo que a interpretación se refiere, aquí el premio gordo se los llevan los dos más famosos.

El siempre excelente Bryan Cranston, que está impresionante como Zordon y me gusta que le hayan dado al personaje un poco de doble moral, no siendo tan perfecto como en la serie.

Y, desde luego, Elizabeth Banks está fantástica como Rita Repulsa. Es una Rita muy diferente a la de la serie, lo cual es bueno, ya que la Rita original nunca me convenció como villana principal; de ahí que hubiese preferido más para esta película a Lord Zedd, que siempre me pareció mejor villano –hasta que hicieron que se casara con Rita y lo convirtieron en un payaso y una mala parodia de sí mismo –.

Si embargo, esta Rita Repulsa me ha parecido fenomenal. Toda una cabrona que provoca tanto asco como fascinación. Además, me gusta el origen que tiene en la película, como un Power Ranger que se pasó al lado oscuro. Desde luego, me gustaría verla en las siguientes secuelas –si es que las hacen –, cosa que puede suceder por el final que le dan en el film, haciendo realidad la frase: De una hostia te pongo en órbita.

Pero, bueno, no todo ha sido bueno en esta película.

Para empezar, el que le hayan dado un tono más adulto, y hasta violento –la película ha sido clasificada PG-13 –la ha beneficiado, pero también la ha perjudicado. Tal y como dije, es bueno que hayan tenido en cuenta que los que veíamos la serie original somos gente de más de 30 años y no nos ofrezcan un espectáculo para niños, pero también ha sido un arma de doble filo, ya que no le ha servido para captar mucho a las nuevas generaciones de espectadores; de ahí puede que venga su poco éxito.

Aunque, personalmente, a mí me ha gustado que le hayan dado un tono tan adulto. Pero, vamos, yo no soy todo el público.

La otra cosa que también la ha perjudicado de cara al público es que, aunque la parte la acción y los efectos es muy espectacular, también se hace demasiado corta. Yo he echado de menos más peleas con los masillas y me ha parecido que los protagonistas se han subido demasiado rápido a los Zords. No hay duda de que a la película le ha faltado metraje en toda esta parte.

Bueno, vamos resumiendo ya.

La película me ha parecido buena y he disfrutado mucho viéndola. No es ninguna obra de arte, pero entretiene mucho y deja muy buen sabor de boca.

Y, como adaptación, para mí ha pasado la prueba, logrando traer muy bien lo bueno de la serie original a los nuevos tiempos.

Una película muy recomendable, tanto a los que vieron la serie original como para los que no saben ni quienes son los Power Rangers.  

Yo, desde luego, espero que hagan una secuela porque quiero ver más. De hecho, durante los créditos finales hay una escena que apunta a por donde pueden ir los tiros en una supuesta secuela.








5 comentarios:

Mr Wednesday Franco Romano dijo...

El tema es que tiene que ganar en taquilla en China y Japon.
Pero me ha gustado por cierto axa te invito al grupo de facebook Fans Transformers 5 el Ultimo Caballero. Tus criticas fueron bien recibidas

Mr Wednesday Franco Romano dijo...

Perdon si soy reiterativo con transformers pero es agradable encontrar gente que le gusta

AXA dijo...

Gracias.

Me alegra que te haya gustado la película y que te gusten mis críticas. Me alegra también que te guste Transformer. Yo soy fan de la saga; aunque ninguna de las secuelas llega a estar a la altura de la primera.

Gracias por invitarme también al grupo. Cuando me llegue la invitación -si es que no me ha llegado ya, porque reviso poco mi cuenta de Facebook -aceptaré sin duda

Mr Wednesday Franco Romano dijo...

Le tengo fe todavía a Power rangers, aunque mi temporada favorita es velocidad luz por ser la primera que vi. Ya se que no es la favorita de muchos pero en mi opinión me gustaba

Mr Wednesday Franco Romano dijo...

Le tengo fe todavía a Power rangers, aunque mi temporada favorita es velocidad luz por ser la primera que vi. Ya se que no es la favorita de muchos pero en mi opinión me gustaba