14 de agosto de 2010

ORIGEN (2010)









No hay duda de que Christopher Nolan se encuentra en su mejor momento. Después del enorme boom que obtuvo The Dark Knigth (2008) hace dos años, ahora vuelve a romper las taquillas de todo el mundo con esta película, la cual, con un presupuesto de 160 millones de dólares, lleva ya recaudados 237 millones de dólares solo en EEUU y su recaudación global se acerca ya a los 500 millones de dólares. Y todo indica que esta cifra seguirá subiendo. Claro, que la calidad de una película o un director no se mide por los millones que haga en taquilla, por lo que añadiré que, a parte del éxito financiero, la película está siendo muy bien valorada. Y no solo por la crítica, a la que cada vez hago menos caso, también por la gente que la ha visto; por poner un ejemplo, en IMDb tiene una valoración de 9.0/10.

El caso es ¿Están justificados todos estos datos?¿Están exagerando con el film?¿Es esta película merecedora de todo esto o la están sobrevalorando en exceso? Pues la respuesta a todas esas preguntas las buscáis en otro sitio porque, como ya he dicho en varias ocasiones, aquí solo me limito a dar mi opinión y a decir lo que me ha parecido la película, nada mas. Cada uno tendrá su propia opinión y yo solo me limito a dar la mía sin condicionarme por los millones que esté haciendo en taquilla, sus excelente críticas o lo que le esté gustando a público.

Vayamos por partes.

Origen trata la historia de Cobb (Leonardo DiCaprio), un ladrón especializado en robar secretos dentro del subconsciente de la mente cuando esta se encuentra en su momento mas frágil: durante el estado del sueño. Las habilidades de Cobb y su equipo le han hecho ser muy solicitado dentro del mundo del espionaje corporativo. Sin embargo, también lo han convertido en un fugitivo que no puede regresar a los EEUU junto a sus hijos. Todo eso podría cambiar si acepta un trabajo que le propone la última víctima de uno de sus trabajos, el misterioso Saito (Ken Watanabe). Se trata de un trabajo mas difícil y peligroso de los que acostumbra a hacer: introducirse en una mente para implantarle una idea en su subconsciente que pueda hacerle tomar decisiones en el futuro. A esto se le conoce como “Incepción”; de ahí el título original del film, Inception.

Cobb acepta y, junto con su equipo (Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Tom Hardy y Dileep Rao), se dispone a introducirse en la mente de su víctima (Cilliam Murphy), el hijo y heredero de un importante multimillonario moribundo (Pete Postlethwaite). Pero, una vez dentro, se encuentran en serio peligro al ver que esa mente está preparada para defenderse sola de las incursiones. Además, la imagen de Mal (Marion Cotillard), la difunta esposa de Cobb generada por el subconsciente de este, también representa un grave peligro.

Los detractores de esta película resaltan el que su argumento no es ni muy original ni muy novedoso. Cosa que es verdad, porque la idea argumental de este film ya ha sido vista muchas veces a lo largo de la historia del cine -mucho antes que en Matrix debo añadir -y se seguirá viendo en los años venideros. Pero, como ya he dicho en otras ocasiones, lo importante no es contar una historia, sino como contarla. Y en eso Nolan es todo un experto. Por eso logra suplir la falta de originalidad de su argumento con un excelente guión, escrito por él mismo, muy logrado, trabajado y estructurado que logra llevar muy bien el ritmo narrativo de tal forma que la película no aburre nada en sus casi 150 minutos de metraje. En ningún momento la historia se estanca o deja de resultar interesante y ninguno de sus personajes da la sensación de estar de mas en la trama. Desde luego, a nivel de guión, la película está totalmente a la altura y eso es muy bueno. Que digan lo que quieran los detractores, porque guiones tan perfectos no abundan mucho hoy en día y si quieren ideas nuevas, que propongan ellos alguna y dejen de quejarse, que es muy fácil criticar el trabajo de los demás.

A nivel de guión la película cumple con creces. Y lo mismo puede decirse del resto del film.

La dirección de Nolan vuelve a ser brillante, con escenas de acción muy bien rodadas, una estupenda dirección de actores, un ritmo que nunca decae y un acabado casi perfecto. Puede que su estilo narrativo, su puesta en escena y algunas secuencias, como la de la nieve, recuerden en exceso a Batman Begins (2005), la excelente película con la que resucitó a Batman en el cine, pero eso importa poco, porque el resultado es realmente maravilloso.

En el aspecto técnico, la fotografía y el diseño de producción son fascinantes, la banda sonora de Hans Zimmer es estupenda y acompaña muy bien al ritmo de la película y sus efectos especiales están de lo mas logrados y en ningún momento dan la sensación de estar de mas; de hecho, están muy bien insertados en la trama.

Y que decir de los actores.

Como suele ocurrir en la filmografía de Nolan, todos parecen haber nacido para haber interpretado sus respectivos papeles. Especialmente, su protagonista. En los últimos años, Leonardo DiCaprio está demostrando mucho su talento como actor y está dejando cada vez mas atrás la empalagosa imagen que le tocó arrastrar tras el enorme éxito de Titanic (James Cameron, 1997). Y, desde luego, aquí logra superarse con una excelente interpretación ensalzada gracias al trabajo de Nolan, que ha sabido aprovechar muy bien la vena del actor para dar vida a personajes atormentados. Claro, que no todo el peso del film cae sobre DiCaprio, ya que también destaca mucho el excelente trabajo de los demás miembros del reparto; lleno de muchas caras conocidas, pero ninguna desprovista de talento, como le gusta a Nolan.

Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ken Watanabe, Cillian Murphy, Tom Hardy, Michael Caine, Pete Postlethwaite o un recuperado Tom Berenger hacen un excelente trabajo sin importar lo grande o pequeño que sea su papel o su presencia en pantalla. Pero, de entre todos, quién merece una mención especial es Ellen Page, joven actriz provista de un gran talento que llena la pantalla en todo momento y es quién mas hace la contrapartida al protagonista del film, con quién llega a mantener un excelente duelo interpretativo. Desde luego, esta chica vale mucho y en este film lo demuestra con creces. Sería una excelente Batgirl si Nolan decidiera incluir al personaje en la nueva entrega de Batman. Ya me la imagino como sobrina, conflictiva, solitaria y sin ningún interés en la vida, del comisario Gordon (Gary Oldman) que encuentra en la figura de Batman (Christian Bale) una razón de ser y decide imitarle. Sería genial.

Volviendo a Origen.

Nos encontramos ante una nueva gran película en la carrera de uno de los mejores cineastas que hay actualmente en el mundo del cine. Un film sesudo, pero que se disfruta de principio a fin y que logra dejar con una gran satisfacción cuando aparecen los créditos finales. No hay duda de que se merece con creces el éxito que está teniendo.

Desde luego, a mi me ha encantado y ya la considero una de las mejores películas del año.




1 comentario:

JORDI Curto dijo...

Adoro esta peli, como no porque son fan de Nolan, y porque en general está muy bien hecha. Todo está al milímetro, aunque claro puedes liarte un tanto. Saludos. Sigo teniendo en Mi lista de Blogs tu link, espero que el hecho de que el señor sin avisarme haya borrado mi blog no cambiará que hayamnos intercambiado los links. Saludos.