6 de septiembre de 2011

COWBOYS & ALIENS (2011)







Viendo esta película me ha venido a la cabeza la película Skyline (Colin y Greg Strause, 2010); y no porque ambas películas vayan sobre invasiones extraterrestres. Lo que ocurre es que, en Skyline, unos impresionantes trailers nos prometían una película de lo mas espectacular y, al final, resultó ser una película de lo mas mediocre y patética, un serie B –o Z –adornado y disimulado para parecer una película mayor de lo que era.

Aquí, sin embargo, ocurre precisamente lo contrario.

En los últimos meses, había perdido mucho el interés en esta película, ya que el material que iba saliendo era de lo mas pobre. Los trailers eran demasiado sosos y repetitivos y las imágenes y clips no mejoraban la cosa. Ni que decir tiene que me estaba esperando otra adaptación de cómic fallida a pesar de que su director, Jon Favreau, es responsable de las dos estupendas entregas de Iron Man.

Sin embargo, nada mas lejos de la realidad. Si en Skyline sus trailers y material promocional nos daban gato por liebre, aquí ocurre lo mismo, solo que, esta vez, ha sido para bien.

Vayamos por partes.

La película transcurre en Arizona, en 1873. Un hombre (Daniel Craig) despierta en el desierto completamente amnésico con un misterioso aparato sujeto al brazo. Tras llegar a la localidad de Absolución, donde es reconocido como Jake Lonergan, un bandido muy buscado. Además, una misteriosa mujer parece conocer el origen del aparato que lleva en el brazo. Finalmente es detenido por el sheriff local (Keith Carradine) pero, cuando va a ser trasladado, aparece el cacique local, Woodrow Dolarhyde (Harrison Ford), reclamándole por haber hecho que su hijo sea detenido y haberle robado una cantidad de oro.

No obstante, en esos momentos el pueblo es atacado por unas naves extraterrestres que atacan el poblado y se llevan a varias personas, entre ellos el hijo de Dolarhyde y la esposa del tabernero local (Sam Rockwell). Durante el ataque, Jake descubre que el aparato de su brazo parece tener relación con esas naves y, además, es un arma efectiva contra ellos. Tras el ataque, Dolarhyde, sus hombres y un grupo de voluntarios emprenden las búsqueda de los secuestrados siguiendo el rastro de uno de los extraterrestres que fue derribado por Jake.

Empezaré, como siempre, hablando de como le está yendo a la película. Desde luego, no está siendo un fracaso, pero tampoco está haciendo unos datos impresionantes. Con un presupuesto de 163 millones, a día de hoy lleva recaudados 96 millones solo en EEUU y, a nivel mundial, lleva acumulados 50 millones mas, por lo que su recaudación total es de 146 millones de dólares. Esta película se ha estrenado recientemente en España, pero lleva estrenada en EEUU desde el pasado 29 de julio y en otros países desde principios de agosto, por lo que, que a día de hoy no haya aún no haya recuperado su presupuesto ni tan siquiera con la taquilla mundial, no es algo muy alentador.

Yo creo que ha ocurrido aquí lo mismo que pasó con Green Lantern, cuyo fracaso achaqué a la mala promoción que la Warner hizo de ella. Como ya he dicho, el material promocional de esta película era pésimo –al menos, el mas reciente –y hacía perder el interés por el film ocultándonos sus verdaderos resultados. A todo esto hay que unir también el hecho de que el western está ya de tan capa caída que ni el hecho de mezclarlo con otros géneros lo puede sacar ya del arrollo.

Pero, bueno, de todas maneras la película está haciendo unos datos aceptables y es seguro que dentro de poco recupere su inversión; al menos, con la taquilla mundial.

Bueno, vamos a ver lo que me ha parecido esta película.

Desde luego, me ha gustado. No es una gran película, pero si una película bastante buena y lograda que hace pasar un muy buen rato.

El cómic en que se basa es uno de los pocos que aún no he leído, por lo que no puedo juzgarla como adaptación. Sin embargo, si diré que su guión está bastante logrado; aunque le sobran varios tópicos, situaciones previsibles y personajes estereotipados. No obstante, sabe llevar bien la historia y logra mezclar muy bien los dos géneros que aquí se juntan.

Jon Favreau vuelve a estar a la altura como director, con una dirección bastante acertada y una buena forma de llevar el ritmo del film. El diseño de producción es muy bueno, reflejando muy bien tanto la parte correspondiente al salvaje oeste como la parte de ciencia ficción. El poblado está de lo mas logrado, digno de cualquier clásico film del oeste, mientras que el diseño de los extraterrestres y sus naves –tanto las pequeñas como la grande –son muy buenos. Por cierto, a los extraterrestres se les ve bastante, que nadie se espere como en La Guerra de los Mundos.

El trabajo de los actores también es otro punto a favor del film. Daniel Craig y Harrison Ford, los dos grandes protagonistas de la historia, están realmente geniales. La bellísima Olivia Wilde –que aquí está mucho mas bella que de costumbre, por cierto –también hace un buen trabajo. Y luego están secundarios como Sam Rockwell, Clancy Brown o Adam Beach que tampoco lo hacen nada mal. En general, el reparto del film hace un buen trabajo. Los hay que son mejores actores unos que otros, pero todos dan la sensación de que se toman sus respectivos papeles en serio.

Resumiendo.

Una buena película que, aunque no es nada del otro mundo, está de lo mas lograda y es terriblemente entretenida, haciendo que sus dos horas de duración se pasen volando. Un film muy recomendable, tanto para los que les gusten las películas de extraterrestres como para los nostálgicos que añoren las buenas películas del oeste.

Una vez mas, los trailers nos han engañado; solo que esta vez ha sido para bien.