3 de marzo de 2012

UNDERWORLD AWAKENING (2012)













Por fin he visto Underworld Awakening, conocida en España como Underworld: El Despertar, cuarta entrega de esta saga iniciada en 2003 que mezcla elementos del cine de acción con el terror y el fantástico.


Como ya sabéis los que me conocéis y me leéis, yo soy muy fan de esta saga. La primera entrega, Underworld (2003), me gusta mucho, la segunda entrega, Underworld: Evolution (2006), me encanta -de hecho, para mi es la mejor de la saga -, y la tercera, Underworld: La Rebelión de los Licántropos (2009), me gusta también, aunque mucho menos que las dos primeras y me dejó con cierta sensación de frialdad.

Ahora llega esta cuarta entrega que continúa los acontecimientos de la segunda –recordemos que la tercera es una precuela –y recupera a Kate Beckinsale como protagonista; todo un acierto.



En esta ocasión nos encontramos con que la humanidad ha descubierto la existencia de los vampiros y los licántropos y los está exterminando. La vampiro Selene (Kate Beckinsale) y su amado, el híbrido Michael –interpretado por otro actor que no aparece acreditado –, intentan escapar en un barco, pero son emboscados y, tras una gran explosión, Michael aparentemente muere y Selene es capturada y mentenida en estado de invernación. Doce años después, Selene despierta y escapa del lugar donde la tienen retenida, unas instalaciones científicas dirigidas por el doctor Jacob Lane (Stephen Rea). Ella sabe que alguien la ha liberado y que puede estar en conexión psíquica con esa persona. Al principio, piensa que es Michael, pero pronto descubre que se trata de Eve (India Eisley), una niña híbrida mitad vampiro y mitad licántropo. Selene pronto descubre que esa niña es su hija y que la misteriosa corporación que las había tenido prisioneras la busca por alguna razón.

Len Wiseman, director de las dos primeras entregas y alma mater de la saga, regresa otra vez solo como productor y guionista mientras que de la dirección se hacen cargo, esta vez, los suecos Måns Mårlind y Björn Stein, quienes habían logrado un notable éxito en su país de origen con Storm (2005) y habían debutado en el cine americano con La Sombra de los Otros (2010).

La película está teniendo bastante éxito. En la taquilla americana ha logrado igualar los 62 millones de dólares de Underworl: Evolution y en el resto del mundo ha hecho 78 millones de dólares, por lo que es la entrega de la saga mas taquillera a nivel mundial con 140 millones de dólares recaudados. Claro, que su presupuesto de 70 millones de dólares la hace ser menos rentable que las anteriores entregas. Aunque, de todas formas, yo no dudo que habrá quinta entrega; de hecho, el final deja abierta la posibilidad.

Debo decir que la película me ha gustado pero, como ya ocurrió con la tercera, me deja cierta sensación de que la película podría haber dado mas de si.


Para empezar, como ya he dicho, recuperan a Kate Beckinsale como protagonista y eso le hace ganar muchos puntos. La actriz vuelve a estar espléndida como Selene y se desenvuelve mucho mejor que antes en las escenas de acción, las cuales son de lo mas espectaculares y están muy bien rodadas; además de sazonadas con un ritmo trepidante y buenas dosis de violencia y sangre, algo muy de agradecer. Todo ello bien acompañado del diseño de producción de estilo comiquero y la fotografía tenebrista y azulada que son ya marca de la casa.

Los efectos especiales también están muy logrados. Aunque debo decir que el diseño del licántropo gigante no me termina de convencer del todo y, además, no lo encuentro tan espectacular y amenazador como debería; sobre todo, si lo comparamos con el William de Underworld: Evolution, que ese si era una maravilla. Por cierto, los licántropos famélicos me recuerdan mucho al hombre lobo de Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (Alfonso Cuarón, 2004).

A nivel de reparto, la película está bien. Salvo algunas excepciones, los intérpretes hacen un buen trabajo y la dirección de actores ayuda mucho.

El punto mas negativo del film está, como no, en el guión. No es que el guión sea malo. Al contrario, tiene una buena historia y, además, en la segunda mitad se da un inesperado giro a la trama que a mi me pareció muy bien. El problema es que no da lo que tenía que dar. No termina de aprovechar del todo a los personajes secundarios ni las subtramas. Ni tan siquiera la parte principal, la de Selene y su hija, se aprovecha como debería. Al final, todo pasa demasiado deprisa, dando la sensación de “¿Ya está?” cuando termina la película.

Además, de Wiseman, hay otros tres guionistas en la película –entre ellos, el gran J. Michael Straczynski –. Y yo pienso que cada uno de ellos escribió su propio guión para el film y luego se fueron cogiendo partes de cada uno de ellos y se fueron juntando, como si de un rompecabezas se tratara. Al menos, a mi me dio esa sensación.



De todas maneras, la película no está mal. Como entrega de la saga cumple y hace pasar un muy buen rato si se va al cine con no muchas pretensiones. Desde luego, es totalmente recomendable, sobre todo, a los fans de la saga, entre los que me incluyo. Si tuviera que ubicarla dentro de la serie, diría que es inferior a las dos primeras y superior a la tercera.


Desde luego, no me importaría nada que hicieran una quinta entrega. Pero, eso si, que no la hagan sin Kate, por favor.






2 comentarios:

Osc12 dijo...

Puedo hacerte una pregunta?

Tú eres de Ponferrada, ¿Verdad?

Porque en Ponfe sacaron esta peli retrasada, y yo también la ví hace nada cuando la sacaron allí.

;).

AXA dijo...

Lo siento, pero soy de Castilla-La Mancha. De un pueblo de Toledo donde también suelen venir algunas películas con retraso.