21 de junio de 2011

ALIENS, EL REGRESO (1986)







Aliens, conocida en España con el subtítulo de El Regreso, fue la continuación de Alien, el Octavo Pasajero (Ridley Scott, 1979) que, en lugar de ser la típica secuela, se ha convertido, al igual que su predecesora, en todo un título de culto y un gran clásico de la cincia ficción y el cine en general. Después de la magistral Terminator (1984), James Cameron se hizo cargo de la dirección y de el guión de este film, realizando una película muy diferente, mas ambiciosa y espectacular, pero que no traicionaba nada a su predecesora.

Vayamos por partes.

Tras los sucesos del primer film, Ellen Ripley (Sigourney Weaver) ha permanecido 57 años perdida en el espacio en estado de invernación. Al despertar, debe hacer frente a los ejecutivos de la empresa para la que trabaja y los burócratas, quienes no creen su versión de los hechos y le retiran la licencia, suspendiéndola de sus funciones. No obstante, Ripley está mas preocupada por avisarles del peligro que corren quienes lleguen al planeta donde encontraron aquella nave extraterrestre llena de huevos que en su interior contienen seres como el que mató a su tripulación. No obstante, le dicen que en aquel lugar se ha establecido una colonia formada por 60 familias sin que haya habido ningún problema hasta el momento.

Pero, transcurrido un tiempo, le comunican que se ha perdido el contacto con esa colonia y le piden que acompañe a una expedición de marines enviada para averiguar lo que ha sucedido. A pesar de sus reticencias iniciales, Ripley accede a ir y, una vez allí, ella y los marines descubren que todo un ejército de seres como al que se enfrentó se ha hecho con el control del lugar y tienen apresados a sus habitantes, a los que utilizan como carne para gestar a mas seres como ellos. Tras sobrevivir a un primer ataque, Ripley y los marines supervivientes deciden irse y volar toda la instalación, pero el vehículo que debe transportarles es atacado por un alien y se estrella, quedando atrapados en ese lugar, donde tendrán que sobrevivir a esos seres a la vez que se preguntan una cosa: ¿quién es el que pone los huevos de donde nacen esos bichos?

Puesto que tengo pensado hablar algún día de esta película y la saga a la que pertenece en Recuerdos de Axa, no voy a hablar de como fue la producción de este film y voy directamente a dar mi opinión sobre él.

La película es maravillosa.

James Cameron hizo un trabajo excelente, realizando un film diferente a la primera película pero, a la vez, totalmente fiel a aquella.

Como ya he dicho, no es la típica secuela. Mientras la primera era una claustrofóbica película de suspense y terror, Cameron realizó aquí una espectacular y ambiciosa película bélica y de acción. Aún así, tiene buenos momentos de suspense, como la escena en la que Ripley y la niña se quedan encerradas con los atrapacaras o cuando ella y los marines esperan el ataque de los aliens mientras ven que estos se acercan a través de los detectores de movimiento. También se respira tensión en todo momento en la llegada de los marines a la desierta colonia, cuando se van acercando al nido donde tienen prisioneros a los colonos, desde que se quedan atrapados en el planeta hasta que comienzan la batalla final con los aliens o cuando Ripley se adentra en las instalaciones para rescatar a la niña.

La escena en la que la vemos bajando en el ascensor cargando las armas mientras suena de fondo la vibrante banda sonora de James Horner es MAGISTRAL.

El guión de Cameron es muy bueno. Va construyendo la historia a medida que avanza el film, con un ritmo que nunca decae y unos excelentes diálogos y situaciones. Amén de unos personajes muy carismáticos y muy bien definidos; aunque hay algunos bastante tópicos, como el incompetente oficial al mando, el empresario codicioso y traicionero o la hispana marimacho. Aún así, el grupo de marines que acompaña a Ripley en esta aventura es de lo mas pintoresco y, desde luego, se merece una precuela spin-off para ellos solos; de hecho, creo que pensaron hacerla.

A todo esto hay que añadirle unas estupendas interpretaciones por parte de su elenco. Comenzando por Weaver, que vuelve a estar magnífica como Ripley, todos los actores hacen un gran trabajo; incluida la niña. A mi los niños me gustan poco y siempre me fastidia que metan alguno en las películas. Sin embargo, el trabajo de Carrie Henn es muy bueno y hace su personaje bastante soportable. Lástima que el doblaje español lo estropee un poco.

El diseño de producción es una auténtica maravilla. Todo está hecho de una forma tan realista que asusta. A diferencia de los films de la época –y otros mas recientes, también –, en ningún momento los decorados dan la sensación de acartonamiento y las armas y los vehículos parecen totalmente reales; sobre todo, esos robots de carga que, al final de la película, adquieren gran protagonismo. Es muy bueno también el diseño de los trajes de los soldados y sus armas. En lugar de llevar monos de goma o trajes asemejados a los de los astronautas y usar armas láser, aquí los soldados visten trajes de camuflaje y disparan armas de fuego. Eso si, todo muy bien fusionado con el tono futurista del film.

En toda la película –y esto lo digo totalmente en serio –tan solo hay dos cosas que cantan. Una es cuando el vehículo –asemejado a un helicóptero de combate –que los transporta desde la nave a la colonia entra en el planeta, notándose mucho las trasparencias. La otra es la escena en la que, una vez a bordo de la nave, Ripley hace que la reina alien la persiga para evitar que vaya a por la niña. Lo que canta aquí no es la reina alien, obra del gran Stan Winston, que está muy lograda y muy bien hecha y tiene un aspecto muy real y amenazador; todo un prodigio de los efectos especiales. Aquí el problema es cuando la vemos corriendo. Es tan solo un plano, pero se nota mucho la aparatosidad de sus movimientos.

Ambas cosas contrastan mucho con el resto del diseño y los efectos especiales. No obstante, hay que reconocer que se deben a las limitaciones de la época y, afortunadamente, no estropean nada el excelente conjunto del film. Porque, como ya he dicho, solo son un par de cosas entre las muchas que componen este film.

La fotografía es otro punto fuerte de la película. Adrian Biddle, que debutó en este film como director de fotografía tras haber trabajado como cámara y electrico, hace una trabajo extraordinario con una iluminación muy contrastada y un estupendo juego de texturas muy parecido al del primer film; donde, por cierto, Biddle trabajó como cámara y se ve que tomó muy buena nota.

Como ya he dicho, Cameron potenció y multiplicó los aspectos del primer film. En lugar de un solo bicho, aquí enfrentó a los protagonistas con todo un ejército de aliens –todos tan logrados y amenazadores como el de la primera película –dándole mas espectacularidad al film. Aquí, los xenoformes –que es el nombre que se les da a los aliens –son presentados como una raza asemejada a insectos sociales, como las hormigas o las abejas, donde todos se establecen en una colonia alrededor de una reina encargada de poner los huevos con los que se perpetúa la colonia.

Las escenas de acción están de lo mas logradas. Desde el primer ataque de los aliens dentro de su colonia hasta la espectacular batalla final o el enfrentamiento de Ripley contra la enorme reina alien. Todo muy bien acompañado por la excelente banda sonora del ya mencionado James Horner.

Existen dos versiones de la película. Una es la versión normal, la que se vio en los cines y que consta de 137 minutos, y la otra es una versión extendida que dura 154 minutos. A diferencia de otras películas de las que se hacen ediciones especiales con metraje extra que no vale una mierda y que solo está para rellenar, en la versión extendida de este film el metraje extra es muy bueno y aporta mucho al film. Por ejemplo, sabemos por qué Ripley se muestra tan maternal con la niña, podemos ver como era la colonia antes del ataque de los aliens, podemos conocer a la familia de la niña, vemos de nuevo la nave donde se encontraron los huevos o podemos ver unas espectaculares ametralladoras robotizadas tan logradas como las demás armas del film.

No obstante, tanto la versión normal como la versión extendida, son muy buenas y ninguna es preferible a la otra.

Resumiendo.

Película excelente, magnífica y maravillosa. Una verdadera joya del séptimo arte que nunca me canso de ver y para la que solo tengo elogios. Además, es un claro ejemplo a seguir a la hora de hacer secuelas. Yo no tengo duda, para mi es la mejor película de Cameron después de Terminator. Aunque, sobre si es mejor o peor que la primera entrega, aquí no lo tengo tan claro. Para mi, ambas películas están muy a la altura la una de la otra y me cuesta mucho decidir entre ellas.

Un clásico indiscutible que no ha envejecido nada con el tiempo.