15 de septiembre de 2016

CAZAFANTASMAS (2016)














Hay películas que despiertan odio desde el mismo momento de su concepción y no paran de generar odio a lo largo de su producción y hasta después de su estreno.

Ese es el caso de esta película, la cual está siendo odiada por mucha gente en todo el mundo por dos razones: 1) porque reinicia una película que es todo un clásico de los años 80 y 2) porque han cambiado el género de sus protagonistas.

Pero vayamos por partes.

Erin Gilbert (Kristen Wiig) trabaja como profesora de física en la Universidad de Columbia, donde espera que la hagan fija. Para ello, trata de ocultar su pasado en el que se dedicaba a investigar sucesos paranormales junto a su antigua colega, Abby Yates (Melissa McCarthy). Cuando se entera de que el libro que escribió junto a Yates hablando de la existencia de los fantasmas está a la venta y podría poner en peligro su puesto si la universidad lo descubre, decide ir a hablar con ella y convencerla de que lo retire de la venta.

Yates continúa investigando sucesos paranormales con una nueva colega, la doctora Jillian Holtzmann (Kate McKinnon), una física muy escéntrica. Yates logra convencerla de que las acompañe a investigar un suceso paranormal en una casa abandonada que está siendo utilizada como atracción turística y allí tienen un claro contacto con un fantasma. Sin embargo, la universidad lo descubre y Erin es despedida. Esto hace que se una a Abby y Jillian en una sociedad para buscar y capturar fantasmas. A ellas se les une Patty Tolan (Leslie Jones), una mujer de Harlem que trabaja en el metro y ha tenido contacto con un fantasma, y Kevin (Chris Hemsworth), un joven atractivo, aunque por con pocas luces, que entra a trabajar para ellas como su nuevo recepcionista.

Los Cazafantasmas (1984), dirigida y producida por Ivan Reitman y protagonizada por Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis y Ernie Hudson, fue un gran éxito en su día y ha llegado hasta nuestros días como un título de culto de los años 80.

La película tuvo una secuela, Cazafantasmas II (1989), también dirigida por Reitman y con los mismos protagonistas, la cual también tuvo éxito, pero no gustó tanto como la primera.

Durante años, se habló de una tercera entrega, pero esta no lograba salir adelante; principalmente, por el poco interés que Bill Murray ponía en regresar.


Hace unos años, estuvieron cerca de hacerla. Finalmente, convencieron a Murray haciendo que su personaje hubiera muerto y estuviera en la película como fantasma y los otros miembros del equipo original se dedicaran a entrenar a un equipo más joven de cazafantasmas, haciendo así un relevo generacional para nuevas entregas.

Sin embargo, este proyecto no salió adelante porque Sony consideraba a Ivan Reitman demasiado viejo para dirigirlo y quiso a un director más joven. Reitman se negó y, entonces, comenzó un tira y afloja entre el director y el estudio. Al ser productor, Reitman tenía la última palabra en la elección del director, pero el estudio era el que ponía el dinero para poder hacer la película, así que el problema tenía poca pinta de resolverse pronto.

Esto hizo que Murray terminase por abandonar y el proyecto volvió a paralizarse. Luego llegó la noticia del fallecimiento de Harold Ramis, uno de los protagonistas y, además, encargado del guión de la película original y su secuela junto a Dan Aykroyd. Fue entonces cuando se empezó a desechar la idea de una tercera entrega y empezó a hablarse más de un reboot de la franquicia.

La película se puso en marcha en agosto de 2014. Ivan Reitman, finalmente, decidió limitarse a la producción y le cedió el testigo a otro director.

El elegido fue Peter Feig, director de exitosas comedias como La Boda de mi Mejor Amiga (2011), Cuerpos Especiales (2013) o Spy (2015), películas protagonizadas principalmente por mujeres. Ya que este director, como él mismo ha afirmado muchas veces, solo quiere hacer películas protagonizadas por féminas.

Esto es lo que ha llevado a hacer el cambio más polémico de toda la película: la creación de un equipo de cazafantasmas enteramente femenino formado por Kristen Wiig, Melissa McCarthy, Kate McKinnon y Leslie Jones.

Este cambio aumentó las iras contra un proyecto que ya era bastante odiado por su condición de reboot, haciendo que muchos sacaran al Neandertal que llevan dentro y provocó que internet se llenara de comentarios que bien podrían calificarse de pinturas rupestres, obra de personas –por llamarlos de alguna manera –que más bien debería estar viviendo en la selva o en la jaula de un zoo comiándose los cacahuetes que les tiran los visitantes.

Ni que decir tiene que, cuando salió, su primer tráiler fuese el que más dislikes recibió en YouTube, logrando batir todo un record.

Aunque, lo peor es que todo este odio se llegó a materializar en insultos contra sus protagonistas. La peor parada ha sido Leslie Jones, quién se vio obligada a cerrar su cuenta de Twitter y, más recientemente, ha sido hackeada su página web, publicando en ella fotos suyas desnuda.

Todo este odio, al final, le ha pasado factura a la película en lo que ha taquilla se refiere. Con un presupuesto de 144 millones de dólares –sin contar los gastos de publicidad –, la película lleva recaudados 127 millones en EEUU. Aunque, la cosa es peor en el resto del mundo, donde la película solo lleva recaudados 99 millones, lo que hace que su recaudación global sea de 226 millones de dólares; una cifra muy alta, pero muy pobre para una superproducción de este tipo.

Encima, para empeorar las cosas, la película no podrá beneficiarse del mercado chino, el cual ha salvado otras superproducciones –como Warcraft este mismo año –, ya que la película ha sido prohibida en China, a cuyas autoridades no les gusta el tema de los fantasmas y lo sobrenatural y no quieren que el resto de la población lo vea. Así de liberales, tolerantes y democráticos son en ese país que está destinado a ser el sustituto de EEUU como nuevos amos del mundo; menudo futuro nos espera.

La película, al menos, tiene a su favor que no es el mayor desastre del verano. Ahí tenemos el remake de Ben-Hur haciendo cifras desastrosas. No obstante, ya nos podemos ir olvidando de esa secuela que había planeada.


Bueno, dejando a un lado las cifras de taquilla, la crítica ha sorprendido a todo el mundo siendo bastante benevolente con la película sin que su director haya tenido que meterse con el cine de superhéroes para ello. En cuanto al público, la opinión está bastante dividida; aunque el número de los que odian la película es mayor que a los que les ha gustado.

Y a todo esto, ¿Qué opino yo? Pues a eso vamos.

Este proyecto, no lo esperaba con odio. Yo adoro la película original, pero no me parecía ninguna aberración que fueran a hacer un reboot; aunque, eso sí, hubiera preferido más una tercera entrega.

Sobre que los nuevos cazafantasmas sean mujeres, ya sabréis que eso para mí no supone ningún problema; todo lo contrario, supone un incentivo.

No obstante, después del visionado del primer tráiler, mi interés empezó a descender. No es que lo que viera me pintara un desastre; de hecho, la película no me pintaba mal. Sin embargo, también es cierto que no me despertaba tanto el hype como otras películas.

Aún así, mi interés en la película no se desvaneció del todo y seguí teniendo interés en verla; aunque, no con muchas prisas, como habéis podido comprobar con lo tarde que la he visto.

En fin, la cosa es que la película me ha gustado.

No es ninguna obra maestra, no es un film memorable y no es una película que vería más de una vez en el cine. Pero no es ningún bodrio ni ninguna película regulera. Es una buena película para pasar el rato; pero un rato de lo más agradable.

Para empezar, la película es divertidísima. Me he reído una barbaridad viéndola. En serio. Ha habido momentos en los que he soltado una carcajadas tan fuertes que creía que me ahogaba. Y mira que hoy en día hay pocas comedias que me hagan reír mucho.

Luego, la película está muy bien hecha. Los efectos especiales son buenísimos. Los fantasmas son geniales y están de lo más logrados; uno de los mejores es, sin duda, el fantasma del metro, el cual es una pasada. Desde luego, los encargados de los efectos especiales han hecho un excelente trabajo. La película puede gustar o no, pero quién diga que los efectos especiales son malos miente o es más miope que Rompetechos.

El diseño de producción también es genial, mezclando muy bien el estilo clásico de la original con un estilo más moderno.

Luego están sus protagonistas, que son de lo más criticado de la película, pero a mí me han gustado y me ha parecido que han hecho un muy buen trabajo.

Kristen Wiig ha estado genial en todo momento. Melissa McCarthy me ha gustando mucho en su papel; y eso que esta actriz no es santa de mi devoción. Leslie Jones, actriz a la que a penas conocía antes de esta película y que era la que menos me atraía del reparto principal, ha estado impresionante y disfrutas mucho de sus momentos.

Aunque, sin duda, la que mejor ha estado de las cuatro ha sido Kate McKinnon. Ya en los tráilers se intuía que ella se iba a llevar la película de calle y, una vez vista la película, puedo corroborarlo añ 100%. La chica hace un trabajo sobresaliente, derrocha carisma en todo momento y devora la pantalla con cada una de sus apariciones. Y no solo la actriz, su personaje –una ingeniera tan brillante como zumbada –es el que más mola de todo el film y protagoniza varios de los mejores momentos; la escena que tiene hacia el final de la película enfrentándose a unos fantasmas –esa en la que chuca una de las dos pistolas que sostiene –ha sido realmente sensacional y hasta llega a impresionar.

Por lo demás, Chris Hemsworth ha estado muy bien en su personaje de rubio tonto; un personaje muy criticado por gente que no ha entendido que es una crítica irónica contra los arquetipos femeninos sexistas vistos en muchas películas, principalmente, comedias. Además, el baile que se monta durante los créditos finales, lejos de resultar ridículo, me ha parecido la hostia, en serio; daban hasta ganas de levantarse y ponerse a bailar con él –.

En cuanto al malo de la película. El actor, Neil Casey, lo hace bien. El problema es que el personaje no está de lo más logrado. Más que un villano principal, parece el típico secuaz idiota.

Por lo demás, los demás actores hacen un trabajo que, generalmente, está bien. Tenemos a algunas caras conocidas, como Andy Garcia, que da vida al alcalde de Nueva York, o Charles Dance, que da vida al rector de la universidad donde trabaja el personaje de Wiig.

En el caso de Charles Dance, me da algo de rabia que tengan a este actor en la película y hayan dejado escapar un cameo cojonudo. Porque podrían haber hecho algo parecido a lo que hizo Peter Jackson en Agárrame esos Fantasmas (1996), donde puso a R. Lee Ermey a hacer un personaje que, practicamente, era el fantasma del sargento cabrón que interpretó en La Chaqueta Metálica (Stanley Kubrick, 1987). Aquí podrían haber hecho algo parecido con Dance.

Imaginaos. Durante la invasión de fantasmas del final, podrían haber metido una escena en la que alguien –ya sea una de las protagonistas o un personaje anónimo –entra en el cuarto de baño y, al abrir la puerta, se encuentra al fantasma de Tywin Lannister sentado en el retrete; con las flechas clavadas y todo. Ahí ya me habría revolcado por el suelo de la risa si llegan a meterlo. Desgraciadamente, no lo hicieron. Y no creo que fuera porque no se les ocurrió, porque me cuesta creer que a ninguno de los responsables de la película se les ocurriera algo así. Lo más seguro es que no lo hicieran por problemas de derechos o cosas así.

Una pena, porque hubiera sido un soplo de aire fresco entre tantos guiños hacia la película original. Porque la película está tan llena de guiños y referencias a la película de 1984 que llega a ser abrumadora. Está bien que homenajeen a la original; pero aquí se pasan un poco. Hasta hay una escena post-créditos con una clara referencia que da pistas sobre por donde podrían ir los tiros en esa secuela que ya no se va a hacer.


Tenemos hasta los cameos de los actores de la original –Bill Murray, Dan Aykroyd, Ernie Hudson, Sigourney Weaver y Annie Potts –, los cuales están bastante bien, y hasta de varios de los fantasmas, como el bicho verde comilón –que ahora hasta tiene familia –o el gigante de los marshmallow; aunque, no en forma de fantasma, exactamente.

Para mí, aquí es donde radica el gran problema de la película: su intento de emular en todo momento a la original. Recuerda un poco a cuando Bryan Singer hizo Superman Returns (2006), donde en todo momento trataba de emular a la película de Richard Donner; aunque aquí, por lo menos, te ríes y no te mueres de aburrimiento como en aquella.

Yo sigo pensando que, en lugar de un reboot, lo que debían haber hecho es una continuación. Una película en la que los cazafantasmas originales llevasen años inactivos y las protagonistas sean unas admiradoras suyas que deciden continuar su legado. Pero no empiezan con buen píe, ya que carecen de sus conocimientos, y esto hace a los cazafantasmas originales salir de su retiro para adiestrarlas y convertirlas en unas cazafantasmas profesionales.

Eso hubiera sido mejor. Desgraciadamente, Sony está emperrada con los reboots. Aunque, parece que este desastre –unido a otros, como el de la franquicia Spiderman –les ha hecho abrir los ojos, porque la nueva película de Jumanji que están preparando va a ser ahora una secuela y no un reboot, como se decía al principio.

Bueno, vamos resumiendo ya.

A mi la película me ha gustado. He pasado un rato de lo más agradable viéndola y, sobre todo, me he reído muchísimo. Es cierto que no es una gran película y es bastante mejorable en varios aspectos pero, desde luego, está muy lejos de ser el bodrio infumable que muchos dicen que es por puro odio.


Yo hasta me atrevería a decir –a riesgo de que me lapiden –que la prefiero a Cazafantasmas II. Y, desde luego, me gustaría que se hiciera la secuela –aunque sea con una campaña de kickstarter –porque me gustaría ver más a estas nuevas cazafantasmas en acción.

Yo, desde luego, la recomiendo a todo el mundo –aunque, a saber si a estas alturas queda alguien que no la haya visto ya –; sobre todo, a los que quieran pasar un buen rato y hecharse unas cuantas risas. Y, sobre todo, vedla sin complejos ni miedos de ningún tipo porque el ver esta película no hará que te guste menos la original; ni mucho menos.


Y a todos esos colegas de Pedro Picapiedra a los que les parece una aberración y un insulto que la película esté protagonizada por mujeres…










16 de agosto de 2016

ESCUADRÓN SUICIDA (2016)






ATENCIÓN. Advierto que esta review contiene SPOILERS de la película. A quienes no la hayan visto aún les aconsejo no leerla. Y, si la leen de todos modos, lo harán bajo su total responsabilidad.





















Por fin he podido ver la tan esperada adaptación del Escuadrón Suicida. Me hubiera gustado haber ido el día del estreno a verla, pero no pudo ser. Sin embargo, este fin de semana si he podido y ya he podido ver la película y puedo dar mi opinión sobre ella.

El hecho de que existan seres tan poderosos como Superman y la posibilidad de que estos se vuelvan contra los humanos hace que el gobierno de EEUU busque una forma alternativa de cómo combatir estas nuevas amenazas. Es ahí donde aparece Amanda Waller (Viola Davis) con la propuesta de crear la Task Force X, un equipo especial formado por gente con habilidades extraordinarias. Con la particularidad de que estos individuos son supervillanos que han sido encarcelados por Batman (Ben Affleck) u otros superhéroes. El plan es convencerles con promesas de privilegios carcelarios y reducción de sus condenas al tiempo que se les coloca un pequeño artefacto explosivo que se detona a control remoto para evitar que puedan escapar.

Tras recibir luz verde, Waller forma el primer equipo, a cuyo frente coloca al coronel Rick Flag (Joel Kinnaman). Este equipo estará formado por Harley Quinn (Margot Robbie), la desquiciada novia del Joker (Jared Leto), Deadshot (Will Smith), un tirador experto y asesino a sueldo, el Capitán Boomerang (Jai Courtney), un ladrón profesional que utiliza boomerangs como armas, El Diablo (Jay Hernández), un pandillero con la habilidad de controlar el fuego, Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje), un extraño tipo de forma reptiloíde, y Slipknot (Adam Beach), un mercenario experto en utilizar cuerdas para trepar edificios o huir. Su primera misión será detener a la Encantadora, una bruja milenaria que poseyó el cuerpo de la aventurera June Moone (Cara Delevingne). Waller la tenía controlada, pero ha conseguido escapar a su control con ayuda de su hermano, convirtiéndose en una grave amenaza para el mundo.

En los cómics existen dos tipos de Escuadrón Suicida. El primero fue creado en 1959 por Robert Kanigher y Ross Andru y estaba formado por un grupo de soldados indisciplinados de la II Guerra Mundial. No obstante, la película adapta el segundo grupo, creado por John Ostrander en 1986 y formado por supervillanos encarcelados que el gobierno utiliza para operaciones mortales y secretas en las que, si la cosa se pone fea, pueden ser sacrificados como peones.


Este equipo ya ha hecho su presencia en algunas películas animadas y series de Tv; el ejemplo más reciente lo tenemos en la serie Arrow. Ahora, protagonizan su primera película, la cual forma parte del universo cinematográfico que Warner Bros. y DC Entertainment han creado para competir con el universo de Marvel Studios.

David Ayer, guionista de películas como U-571 (Jonathan Mostow, 2000), Training Day (Antoine Fuqua, 2001) o SWAT: Los Hombres de Harrelson (Clark Johnson, 2003) y director de películas como Vidas al Límite (2005), Dueños de la Calle (2008) o Fury (2014), fue el elegido para escribir el guión y dirigir esta película.

La película se estrenó el pasado 5 de agosto y, desde luego, en taquilla no le está yendo nada mal. A día de hoy, con solo dos semanas en cartel, el film lleva recaudados 223 millones de dólares en EEUU y 243 millones más en el resto del mundo, haciendo un total de 466 millones de dólares. Cifras que irán subiendo, ya que la mayor parte del público está respondiendo de forma muy entusiasta y el boca a boca está funcionando muy bien.

Todo esto contrasta totalmente con la opinión de los críticos, que han puesto a la película a caer de un burro en todo el mundo. Como ya le sucediera hace unos meses a Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, las críticas que está recibiendo la película son nefastas y da la impresión de que los críticos están atacando directamente la película sin importar que les haya gustod o no.

Todo esto, como no, ha vuelto a despertar los rumores de una mano negra. Muchas fans de DC Comics afirman que Disney está sobornando a los críticos para favorecer a las películas de Marvel Studios frente a las película DC u otras comic-movies. El que Capitán América: Civil War recibiera críticas muy buenas –aunque las mereciera; porque la película para mí es sensacional –mientras que las películas de DC o X-Men: Apocalypse hayan sido tan machacadas, fortalecen esta teoría.

Recientemente, muchos fanboys de DC Comics indignados han pedido el cierre del portal Rotten Tomatoes. Lo que yo considero una soberana tontería por dos razones: 1) Rotten Tomatoes no se dedica a publicar o escribir críticas, tan solo evalúa la opinión de los críticos, y 2) al menos un 30% de Rotten Tomatoes pertenece a Warner Bros., así que si el portal se dedicara a atacar las películas de DC sería como tirar piedras a su propio tejado.

Yo no sé cuanto habrá de verdad en esto, pero si se una cosa. Que los críticos son gilipollas, no tienen criterio alguno y se dedican a dar sus opiniones según les viene por ahí. Si repasamos la historia del cine, veremos que hay muchas películas que hoy son consideradas clásicos u obras de culto que recibieron en su día malas críticas.

Ya he puesto muchas veces el ejemplo de cómo un genio como Alfred Hitchcock fue en su día despreciado por esta gente. Sin embargo, la lista es mucho más larga, con títulos como El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939), La Noche del Cazador (Charles Laughton, 1955), El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980), Blade Runner (Ridley Scott, 1982) o Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1994). Películas que en su día recibieron malas críticas y hoy son consideradas grandes obras del séptimo arte que los críticos ahora adoran tras haberse visto obligados a cambiar de camisa porque la historia no les ha dado la razón. Porque, como suelo decir, el tiempo siempre termina poniendo a cada uno en su lugar.

Por eso yo nunca suelo hacer caso a los críticos profesionales. Ni tan siquiera cuando hablan bien de una película que me gusta; me agrada que hablen bien, eso si, pero su opinión no me influye nada. Y, desde luego, ahora que también pueden ser unos corruptos, les haré menos caso del que ya les hacía.

Yo, desde luego, ya os digo que a mi no me ha sobornado ningún estudio ni ninguna compañía –y dudo mucho que tengan interés en hacerlo –y mi opinión sobre la película, la cual os voy a dar ahora, es totalmente sincera y no viene influenciada por nada ni por nadie. Es algo que siempre quiero dejar claro cuando hago una review de una película.

La película me ha gustado. He disfrutado mucho viéndola. Me lo he pasado en grande, no me he aburrido lo más mínimo y tengo ganas de verla más veces.

No obstante, también debo decir que no nos encontramos ante ninguna obra maestra ni ninguna maravilla. Es un buen film, muy bien hecho y que da lo que promete. Pero, desde luego, no es una película memorable; aunque, si tiene algunos momentos memorables.

Es una buena película y punto.

Para empezar, está muy bien dirigida. David Ayer ya ha demostrado en sus anteriores películas que dirige muy bien –especialmente, en la sensacional Fury; que en España se le puso el ñoño título de Corazones de Acero, por si alguien no sabe de qué película estoy hablando –. Y aquí, desde luego, no ha hecho una excepción. Su dirección es muy buena, tanto en las escenas de acción –brutales, espectaculares y muy bien filmadas –, como en los momentos dramáticos. Aunque, su gran fuerte ha sido la dirección de actores, algo muy importante en una película con tanto personajes.


El diseño de producción es muy bueno; especialmente, en esa ciudad desolada y apocalíptica por la que diambulan los protagonistas. Los efectos especiales, no obstante, no han estado del todo a la altura. La mayoría de los efectos están muy bien, pero hay otros que rechinan bastante. El mejor ejemplo es el hermano de la Encantadora, que parece hecho de forma apresurada y llega a parecer más un personaje digital de finales de los 90; eso si, la pelea que tiene al final con El Diablo es uno de esos momentos memorables de los que hablaba.

Ayer declaró que no le gustaba trabajar con personajes generados por CGI –de ahí que no incluyera a King Shark en la película –, lo que me lleva a pensar que, tal vez, pensó hacer este personaje con prótesis y maquillaje y el resultado no le fue bien, por lo que tendría que hacerlo apresuradamente con ordenador. Es la única explicación que encuentro a que nos metan un personaje digital tan mal hecho en la época actual en una película que ha tenido un presupuesto de 175 millones de dólares.

El guión no es ninguna maravilla, pero tampoco es un mal guión. Es un guión que cumple y listo. Además, tiene buenas dosis de humor que, pese a lo que dicen algunos, funcionan bien y están bien insertadas en la trama. Además, el guión está muy bien estructurado, presentándonos primero a los personajes, mostrando un poco del pasado de cada uno –unos más que otros, eso si –, para luego meternos directamente en la historia, la cual va progresando a medida que avanza. La película dura más de dos horas y a penas se hace larga; al contrario, se pasa volando. Ni tan siquiera en la escena del bar, uno de los pocos tiempos muertos que hay, la película se hace aburrida.

Una de las cosas más criticadas de la película es su montaje, el cual tachan de caótico. Sin embargo, a mí no me ha dado en ningún momento esa sensación. Aunque, si es cierto que a la película le falta metraje y se nota. Sin duda mejorará con una versión extendida –como Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia –, pero no lo necesita lo más mínimo.

Han circulado rumores de que la película ha tenido varios montajes. El estudio no estaba del todo contento con el resultado final y hubo que remontar la película varias veces. Incluso se llegó a decir que se hicieron dos montajes, uno hecho por Ayer –con un resultado más oscuro –y otro realizado por el estudio –con un resultado más para todos los públicos –y mostraron ambos en un pase de prueba dejando que el público eligiera cual le gustó más.

No sé si esto será verdad o no, pero eso me da igual porque, si lo es, no se nota nada. En otras películas con post-producciones caóticas se acaba notando todo eso en el resultado final. Sin embargo, si ha habido caos en este montaje, no se nota nada.

Aunque, si es cierto que han utilizado el montaje para cambiar el enfoque sobre dos personajes. Aunque, esto es algo de lo que hablaré más adelante.

Vamos ahora con los actores y los personajes, que son el gran fuerte de esta película.

Tal y como se esperaba, Harley Quinn es quién se ha llevado la película de calle. Margot Robbie está fantástica y parece que ha nacido para el papel. Es cierto que su look a lo Blondie no termina de convencerme del todo –si, quería verla con ropa de cuero y un corpiño ceñido –, pero no está mal del todo. Además, hay un rápido momento en la película en la que se la ve con un traje de harlequin como el original rememorando una famosa escena de los cómics. Desde luego, ahora tengo más seguro que nunca que ella merece un spin-off.

Otro que brilla con luz propia es Will Smith, que está genial como Deadshot.  Además, el tipo recupera el carisma de sus primeros trabajos –ya que en sus trabajos más actuales estaba menos carismático de lo habitual –y se le ve muy cómodo en el papel; algo que no ocurría en los últimos años, donde el actor daba la impresión de no estar cómodo en los papeles que hacía. Aquí, en cambio, el tipo parece encantado de la vida y disfrutar mucho; sobre todo en las escenas de acción. De hecho, él protagoniza algunas de las mejores escenas de acción de la película; como esa en la que se pone a disparar desde lo alto de un coche que, sin duda, es otro de los momentos memorables de los que hablaba.

Joel Kinnaman está muy bien como Rick Flag. El tipo consigue generar simpatía y antipatía a partes iguales. Antipatía cuando no se le ve cómodo con los protagonistas y se muestra como un capullo con ellos y simpatía después, cuando va simpatizando más con el grupo.

Admito que, en los tráilers, Jai Courtney no me convencía mucho como Capitán Boomerang, ya que le veía demasiado histriónico. Pero, por mucho que digan que hoy en día muestran demasiado, los tráilers no sirven para juzgar las películas y hay que verlas para poder juzgar bien. Y, desde luego, tras ver la película veo que el tipo está muy bien en su papel y, además, aporta bastante comicidad a la película. Eso si, su numerito con el unicornio me ha recordado demasiado a Deadpool.

Uno que si me ha sorprendido mucho es El Diablo. Yo, la verdad, en los tráilers y el material promocional no le veía mucho potencial a este personaje; creía que solo echaría fuego un par de veces y luego diámbularía por ahí sin aportar mucho a la película. Pero, una vez más, no hay que juzgar una película solo por los tráilers. El personaje está muy bien y Jay Hernández hace un muy buen trabajo. Además, el personaje tiene su buena dosis de protagonismo. Especialmente al final, con ese enfrentamiento con el hermano de la Encantadora que he mencionado antes y que termina con sacrificio y todo.

En cambio, con quién si que no me he equivocado es con Slipknot. Se veía claramente que este personaje iba a ser el gilipollas del grupo que iba a intentar escapar para demostrar al resto que las bombas que les han colocado explotan. Y así ha sido. El personaje es un visto y no visto y a Adam Beach a penas le da tiempo a lucirse. Eso si, le da tiempo a dejarnos ver lo cabrón que es al golpear a una agente que le custodia. En el montaje original era un violador, pero esa parte la cortaron.


Adewale Akinnuoye-Agbaje está impresionante como Killer Croc y su maquillaje está muy bien hecho. No obstante, al personaje no se luce mucho en la película, que digamos. Aunque, eso si, tiene sus buenos momentos.

Otra también muy desaprovechada es Katana, interpretada por Karen Fukuhara. El personaje está muy bien pero, aunque llega a lucirse en algunos momentos, no tiene mucho peso en la trama. Es de esos personajes que aparecen y desaparecen constantemente sin que llegue a destacar del todo.

La Encantadora está muy bien. Su aspecto es bastante aterrador y las transformaciones o los momentos en los que muestra sus habilidades cuando aún está controlada por Amanda Waller son sensacionales. Luego, cuando se convierte en la villana principal, se transforma en una especie de diosa en plan Cazafantasmas –la original, la de 1984 –; pero no está mal. Cara Delevingne me gusta mucho, aunque debo admitir que como actriz todavía necesita mejorar –recordemos que ella todavía es más modelo que actriz –. Aunque, si es muy carismática y su aspecto pega muy bien para el personaje.

Amanda Waller es otra que me ha sorprendido. En los tráilers y las imágenes promocionales no me convencía mucho. Su look a lo Cosas de Casa no pegaba mucho para el papel. No obstante, una vez más se demuestra que hay que ver la película para poder juzgar y ver que el aspecto queda en un segundo plano ante la estupenda interpretación de Viola Davis y las acciones del personaje, que es toda una hija de puta y en la película se empeña mucho en demostrarlo.

También tengo especial mención para Ben Affleck, quién tiene, al menos, tres apariciones en la película; dos como Batman y una como Bruce Wayne. Una de ellas es la escena que ya vimos mucho durante el rodaje en la que persigue a Harley Quinn y al Joker en su coche –la cual al final no deja muy buen sabor de boca, ya que ha sido cortada y termina muy pronto –y otra en la que vemos como captura a Deadshot y que es realmente genial. La escena en la que sale como Bruce Wayne es una escena que hay durante los créditos finales donde se le ve conversando con Amanda Waller. Ya avisaron previamente que aquí habría escena en los créditos finales y así que no ocurra como con Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, donde muchos –entre los que me encuentro –se quedaron hasta el final de los créditos con cara de gilipollas esperando algo que nunca llegó; luego, unos días después, se nos contentó con esa escena eliminada de Lex Luthor.

Otro que aparece en la película es Flash, interpretado por Ezra Miller. Este hace un cameo en una escena dirigida por Zack Snyder quién, al igual que Quentin Tarantino en Sin City (Robert Rodriguez y Frank Miller, 2005), fue invitado a rodar una escena. La escena es el flashback donde captura al Capitán Boomerang.

Y, para terminar, paso a respondeos a la gran pregunta:


¿QUÉ ME HA PARECIDO EL NUEVO JOKER?


Pues, sintiéndolo mucho, el Joker ha sido lo que menos me ha gustado de la película.

No ha sido culpa de Jared Leto, el tipo es buen actor y ha hecho un estupendo trabajo en la película. Además, se metió mucho en el papel. Son famosas sus escentricidades durante el rodaje; como cuando le regaló a Margot Robbie una rata por su cumpleaños.


El problema no es de Leto, sino de cómo se ha enfocado al personaje. Se ve que Ayer ha querido hacer su propia reinterpretación del personaje y ahí la ha cagado. Este Joker solo tiene del Joker de los cómics el aspecto; aunque, ese look a lo rapero –los de Die Antwoord, esa pareja de raperos sudafricanos que vimos en Chappie (Neill Blomkamp, 2015), ya se han dado cuenta –, vestido con abrigos de piel y fetichismo por el oro, no ayuda mucho.

El personaje no es tan amenazador como el Joker de los cómics. No es tan psicótico ni está tan desquiciado; lo está, pero no tanto como el Joker de los cómics. Y del humor negro característico del personaje, mejor ni hablamos. En serio, yo no he visto reflejado al Joker en este personaje por mucho que tenga el pelo verde o la piel blanca. En los tráilers y las imágenes promocionales me convencía su aspecto pero, al verle en la película, no me ha terminado de convencer.

Yo esto os lo voy a decir totalmente en serio. He visto mucho más reflejado al Joker en un personaje que no tiene nada que ver con la película y ni tan siquiera tiene que ver con el universo DC.

Estoy hablando de Ramsay Bolton de Juego de Tronos. Ese personaje interpretado por Iwan Rehon es el Joker en persona; ni tan siquiera necesita llevar la cara pintada o el pelo verde para serlo –hasta tenía su propia Harley Quinn y todo –. Yo, desde luego, con tantas comparaciones de personajes que se hacen en internet, me sorprende no haber visto todavía ninguna que compare ese personaje con el Joker –a lo mejor las hay y no las he visto aún, no lo descarto –, porque este personaje llega a ser tan retorcido como el enemigo de Batman, posee un sentido del humor que pone los pelos de punta y –un requisito indispensable para ser un buen Joker –llega a producir auténtico terror y el hecho de pensar que pueda existir un personaje como ese en la vida real pone los pelos de punta. Y, vamos, en el episodio de La Batalla de los Bastardos, cuando Jon Snow le hace una cara nueva, en seguida me vino a la cabeza las veces que Batman apalea a su archienemigo en los cómics.

Yo lo digo totalmente en serio. Veo mucho más reflejado al Joker en Ramsay Bolton que en el de esta película, el cual ha resultado ser una decepción. Lo siento por Jared Leto, que hizo un estupendo trabajo y lo dio todo durante la producción, pero así son las cosas. Aunque se quieran distanciar de Marvel Studios, yo aconsejaría a los de DC que siguieran el ejemplo que hicieron ellos con El Mandarin e hicieran realidad los rumores de que este Joker es en realidad Jason Todd y al verdadero aún no lo hemos visto. Porque, si este va a ser el Joker de este universo cinematográfico, mal vamos.

Porque, la verdad, entre este Joker y el Lex Luthor de Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, se están luciendo con los villanos en este universo; y eso que empezaron muy bien con el General Zod de Man of Steel.

De los Jokers que hemos visto en el cine y la Tv, este Joker solo supera al de Cesar Romero en la serie de los 60 –claro, que eso no tiene mucho mérito, la verdad –, estando por detrás del de Jack Nicholson y a años luz del de Heath Ledger.

Aunque, eso no es lo peor. Otra cagada que han hecho es con la relación del personaje con Harley Quinn. Aquí la han convertido en una relación romántica cuando, en los cómics, es todo lo contrario. Porque en los cómics, la relación entre el Joker y Harley Quinn es de lo más enfermiza; más de posesión y dominación que de amor.

No hace mucho salieron las descripciones de varias escenas eliminadas –muchas de ellas protagonizadas por el Joker –que dejan ver que parece verdad que han edulcorado la película; al menos, en lo que a esta parte de la historia se refiere. Por lo visto, esta relación si iba a ser más enfermiza, pero la cambiaron por algo más romántico eliminando escenas o utilizando el montaje en otras.

Ahí voy a lo que he mencionado antes del montaje. Por lo visto, en la escena del helicóptero, el Joker y Harley tienen una fuerte discusión y era el Joker quién arrojaba a Harley del aparato antes de que este sea derribado. En cambio, remontaron esa escena para que pareciera que ella se caía a causa de la explosión.


Para mí que no han querido tener problemas con las feministas; las feministas de ahora –más conocidas como feminazis –. Mirad la que se lió con aquel póster de X-Men: Apocalypse donde se veía al villano cogiendo del cuello a Mística o como pusieron el grito en el cielo porque el póster en español de Wonder Woman tradujeron la palabra Wonder como Belleza. Así que no me quiero ni imaginar la que se habría montado si hubieran puesto en la película una relación entre el Joker y Harley Quinn como la de los cómics. Eso si, luego a esas tías les dices que hay mujeres con burka en nuestras ciudades y te salen con el rollo de la tolerancia a otras culturas.

Bueno, vamos resumiendo ya.

A mi Escuadrón Suicida me ha gustado mucho. No es una obra maestra, pero ni lo necesita. Es una película que da lo que promete, te hace disfrutar mucho, sus dos horas se pasan casi volando y te deja con ganas de verla otra vez o de querer ver más en una secuela. Puede que haya fallado en algunas cosas, como el Joker, pero sus logros son suficientes como para pasarlos por alto.

Yo, desde luego, me lo he pasado genial viéndola y tengo ganas de verla más veces y de ver más secuelas y, sobre todo, de ver un spin-off de Harley Quinn; y otro con Deadshot, también. Para mí, ambos personajes han sido lo mejor de la película.

Yo, desde luego, no sé que pasa por la cabeza de los críticos. Pero ya aprendí a no hacerles caso hace tiempo y os aconsejo lo mismo a vosotros.

Si una película os gusta o no os gusta debe ser decisión vuestra. No os dejéis influenciar por las opiniones de otros; ni siquiera por las mías, porque yo lo único que hago aquí es dar mi opinión y no trato de influir en nadie.