3 de abril de 2014

CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO (2014)






ATENCION. Advierto de que esta review contiene SPOILERS bastante reveladores de la película. A todo aquel que no la haya visto aún le advierto que no la lea o que lo haga bajo su total responsabilidad.




















Secuela de la estupenda Capitán América: El Primer Vengador y película plataforma para la esperadísima secuela de Los Vengadores, Capitán América: El Soldado de Invierno ya está en los cines acabando de una vez con una larga espera.

La película se estrena este viernes, 4 de abril, en EEUU, pero en España ya lo hizo el pasado viernes, 28 de marzo, y así pude verla este fin de semana; aunque, como siempre, tuve que trasladarme a la ciudad, porque a mi pueblo va a tardar bastante en llegar y no puedo esperar tanto para esta película.El caso es que ya la he visto y ya puedo dar mi opinión sobre ella.

Ha tardado un poco en llegar desde que vi la película, ya lo sé, pero no he tenido mucho tiempo para escribir estos días. Sin embargo, ya he podido terminarla y aquí la tenéis.

La película transcurre dos años después de los acontecimientos de Los Vengadores. Steve Rogers (Chris Evans), el Capitán América, vive en Washington (DC) trabajando para SHIELD como agente especial mientras en su tiempo libre continúa tratando de adaptarse al nuevo mundo en el que ahora vive. Esto le lleva a conocer a Sam Wilson (Anthony Mackie), un soldado veterano de las recientes guerras de Irak y Afganistán con quién entabla cierta amistad. Durante una misión en la que debe liberar un barco de SHIELD que ha sido secuestrado por un mercenario francés llamado Georges Batroc (Georges St-Pierre), Rogers descubre que la Viuda Negra (Scarlett Johansson), su compañera, ha desobedecido sus órdenes y ha estado sustrayendo datos del barco por orden de Nick Fury (Samuel L. Jackson), con quién más tarde mantiene una conversación poco agradable, seguida por la revelación de un ambicioso proyecto de SHIELD que, bajo la excusa de proteger a las personas, podría terminar con su libertad.

Más tarde, Fury trata de acceder a los datos del barco, pero descubre que han restringido su acceso. Intenta pedir ayuda a su superior y amigo, Alexander Pierce (Robert Redford), quién se muestra dispuesto a colaborar. Pero, poco después, varios mercenarios disfrazados de policías liderados por un misterioso individuo (SebastianStan) intentan asesinarlo. A duras penas, y gravemente herido, Fury logra escapar y llegar al apartamento de Steve, donde le entrega los encriptados datos del barco y le advierte de que no confíe en nadie. En esos momentos, el misterioso individuo consigue asesinar a Fury y escapar. Pierce le pide explicaciones a Steve y le ordena que le cuente lo que Fury le haya dicho, a lo que Rogers se niega. Así, poco después agentes de SHIELD intentan capturarle y se ve obligado a escapar. En su huida se topa con la Viuda Negra, quién le dice que el misterioso individuo que mató a Fury es un letal asesino conocido como el Soldado de Invierno cuya existencia desconocen muchos servicios de inteligencia. Perseguidos por SHIELD, el Capitán América y la Viuda Negra intentarán averiguar la verdad; una verdad que no les gustará nada.


Cuando, en 2005, Ed Brubaker revivió los cómics del Capitán América con el ya mítico Captain America Vol. 5, también aprovechó para rescatar del olvido un personaje de los cómics del capi al que le dio una nueva vida; primero como villano y luego como aliado del Capitán América y hasta su sustituto.

Este personaje era Bucky Barnes, compañero del capi en los cómics clásicos que, en el fondo, no era más que una copia del Robin de Batman. Tal vez por eso, Stan Lee prefirió no recuperarlo a él también cuando revivió al Capitán América en los años 60 y prefirió dejar que la gente creyera que murió durante la misión que dejó al capi congelado. Sin embargo, de una forma muy inteligente, Brubaker recuperó a ese personaje, escribiendo su historia a partir de su supuesta muerte y reconvertirlo en algo mucho más interesante.

Así, Bucky no murió cuando cayó al mar, tan solo perdió un brazo, y fue rescatado por un submarino soviético y llevado al KGB, quienes, además de ponerle un brazo mecánico, le lavaron el cerebro y lo convirtieron en un letal asesino al servicio de la URSS. Pero, al ver que sus recuerdos volvían a aflorar, los soviéticos decidieron congelarlo cliogénicamente mientras estuviese inactivo y solo lo descongelarían cuando lo necesitaran para un trabajo. Así consigue llegar hasta nuestros tiempos sin envejecer; y, además, es por ello por lo que es conocido como el Soldado de Invierno.

En los cómics de Brubaker el Soldado de Invierno acababa al servicio de Red Skull, lo que hace que al final se enfrente al Capitán América. Pero, en el enfrentamiento entre ambos, recuperaba sus recuerdos y escapaba al control al que le tenían sometido. Y, aunque en un principio deambulaba en solitario, finalmente se convierte en el nuevo Capitán América tras la muerte de Steve Rogers tras los acontecimientos de Civil War. Mientras todo esto sucede, íbamos conociendo detalles de su pasado, como que durante su época en la URSS él y la Viuda Negra tuvieron una relación amorosa que luego retoman cuando él se convierte en el nuevo capi.

Todo esto ha servido de inspiración para la película que ahora nos ocupa, la primera secuela de la estupenda Capitán América: El Primer Vengador (Joe Johnston, 2011) y la primera película del Capitán América después de su participación en la también estupenda Los Vengadores (JossWhedon, 2012).

Antes de comenzar el análisis, como siempre, voy a comentar como le está yendo a la película.

Al no haberse estrenado aún en EEUU, solo se pueden contar los datos de taquilla que ha hecho en el resto del mundo y, además, los datos de taquilla todavía son pocos. De momento, la película, que ha costado 170 millones de dólares, lleva recaudados 75 millones en los países que se ha estrenado; muy por encima de los 54 millones que hizo la primera en su primer fin de semana, pero muy por debajo de los 185 millones que hizo Los Vengadores. De todas maneras, son unos buenos resultados y, además, la película ha sido nº1 en muchos países. En España, lamentablemente no, ya que se ha quedado por debajo de la película nacional Ocho Apellidos Vascos, que ha dado la sorpresa este año. Por suerte, aquí no ha ocurrido como con Avatar (2009), donde la película de James Cameron tuvo en España su estreno más flojo porque ese día coincidía con la presentación de la nueva nariz de Belén Esteban –esto no es coña, lamentablemente –; en esta ocasión debemos dar gracias a que esta vez ha sido por una película que, aún siendo española, está gustando a la gente.

De todas maneras, la película hará una muy buena taquilla y eso se verá en las próximas semanas, ya que está gustando mucho al público y el boca a boca está funcionando muy bien. La crítica también la está recibiendo con una opinión bastante entusiasta; pero siempre están los típicos críticos gilipollas que dicen que la película no es más que explosiones y efectos especiales sin argumento ni guión alguno.

Yo, desde luego, no le hago caso a esta gente. Ni a estos, ni tampoco a los que hablan bien de la película. Porque yo cuando analizo una película lo hago basándome en una sola opinión, la mía. Y eso es lo que voy a hacer, dar mi más sincera opinión sobre esta película sin dejarme influenciar por nadie.

Así que empecemos.


Como ya he dicho, yo esperaba con muchas ganas esta película. Para empezar, el Capitán América me encanta y es, de hecho, uno de mis superhéroes favoritos. Luego está que la anterior película me encantó, como dejé bien claro en este mismo blog. También está mi amada Scarlett Johansson encarnando una vez más a la Viuda Negra y, encima, gozando de mucho más protagonismo. Aunque, la razón más importante es que me encantan los cómics del Capitán Amérida de Brubaker y la historia del Soldado de Invierno y tenía muchas ganas de verla convertida en película.

Pues bien, una vez vista la película, digo muy alegremente que esta me HA ENCANTADO.

Fui a verla con unas expectativas muy altas que, afortunadamente, se han visto muy, pero que muy, satisfechas. Como secuela, está completamente a la altura de su predecesora, a la que llega a superar en varios aspectos. Y, como adaptación, se toma muchas libertades, algo que era de esperar, pero se ha mantenido lo suficientemente fiel a los cómics como para poder catalogarla como una buena adaptación.

Vale que se echan de menos cosas como la historia de amor entre la Viuda Negra y el Soldado de Invierno, personajes clave como Sin o el Doctor Faustus –tenemos a Crossbones, aunque solo su alter ego –o que Red Skull esté dirigiendo la conspiración controlando el cuerpo de otra persona –el personaje de Alexander Pierce era un buen candidato para ello –, pero aún así, contiene muchos elementos como para mantenerse fiel a los cómics y este universo cinematográfico a la vez.

La película es un poco como Iron Man 2 (Jon Favreau, 2010), sirviendo mas como pasarela hacia la nueva película de Los Vengadores que como secuela de Capitán América: El Primer Vengador o película del capi en solitario. Pero, afortunadamente, a diferencia del film de Favreau, aquí han estado más acertados con una duración superior a los 120 minutos que ha permitido poder abordar todos los personajes y subtramas con más comodidad.

Aún así, a causa de tal cantidad de personajes, ha habido varios que han quedado relegados a un muy segundo plano; pero, aún así, ningún personaje ha quedado olvidado y todos han jugado, en mayor o menos medida, su papel en este film, lo cual es muy de agradecer.

A los primeros que hay que agradecer es a sus directores, los hermanos Anthony y Joe Russo, los cuales han sorprendido mucho en este film a pesar de las dudas que despertó su fichaje. Una vez vista la película, no me extraña nada que Marvel Studios se los haya asegurado para la tercera entrega, la cual llegará en mayo de 2016, enfrentándose directamente con Batman/Superman.

Hay muchos que dicen que en este tipo de superproducciones llenas de acción y efectos especiales la figura del director es poco importante y que este es solo un elemento decorativo mientras todo el trabajo lo hacen los especialistas y los directores de la segunda unidad. Pero nada más lejos de la realidad. De hecho, es en estas películas donde más influye que el que se siente en la silla del director sea competente o no.

Cuando se supo que los encargados de dirigir esta película eran los hermanos Russo, quienes hasta ahora solo tenían experiencia dirigiendo comedias, en mi interior creció el temor a que en esta película pudiera suceder como, por ejemplo, en El Mundo nunca es Suficiente (1999), donde Michael Apted hizo un buen trabajo en los momentos dramáticos y la dirección de actores, pero se demostró su completa ineficacia en el cine de acción con una sucesión de escenas de acción diseñadas para ser de los más espectaculares, pero rodadas de una forma torpe, insulsa y sin ningún sentido de la espectacularidad.


Pero nada de eso sucede en este film, sino todo lo contrario. La película tiene acción y espectacularidad por todos lados, con un ritmo frenético y trepidante que no decae en ningún momento, a penas da tregua al espectador y hace que la película no se haga larga en los 136 minutos que dura. Luego, las escenas de acción están muy, pero que muy, bien rodadas y hasta resultan de lo más brutales e impresionantes. Hasta me atrevería a decir que de todas las películas de este universo de Marvel, esta es la que tiene las mejores escenas de acción; incluso por encima de Los Vengadores. Todo esto muy bien acompañado de un esplendido diseño de producción y unos formidables efectos especiales.

Durante toda la película se van sucediendo momentos de lo más alucinantes, como el asalto al barco secuestrado al principio, el enfrentamiento entre el capi y Batroc, el ataque a Nick Fury en el coche, los enfrentamientos del Capitán América y la Viuda Negra con el Soldado de Invierno o el muy espectacular tramo final; sobre todo, en ese momento en el que los Helicarriers se disparan entre ellos como si fueran barcos de guerra. La película te tiene todo el tiempo con la mirada fija en la pantalla, haciéndote abrir la boca y saltar en la butaca más de una vez. Antes de la mitad del metraje llegas a perder la cuenta de la cantidad de disparos, explosiones, persecuciones, peleas… que aparecen en todo el metraje.

Pero, tranquilos, que esto no significa que la película es solo acción y efectos especiales, descuidando por completo la historia y los personajes. Eso NO ocurre aquí, por mucho crítico gilipollas que se empeñe en decir lo contrario.

Para empezar, tanta acción y efectos especiales no resultan nada abrumadores, ya que todo está muy bien insertado en la trama. Las escenas de acción no se van sucediendo una tras otra, sino que dejan muchos tiempos muertos que son muy bien rellenados con una buena y muy cuidada historia de espionaje y thriller político que recuerda mucho a grandes títulos del género; sobre todo de los años 70, como Los Tres Días del Cóndor (SydneyPollack, 1975), Todos los Hombres del Presidente (Alan J. Pakula, 1976) –dos títulos, curiosamente, protagonizados por Robert Redford –o Domingo Negro (John Frankenheimer, 1977). Todo esto gracias a un siempre eficaz guión de Christopher Markus y Stephen McFeely, quienes ya hicieron un trabajo sobresaliente en la anterior película y aquí no solo repiten, sino que hasta logran superarse.

Y lo mejor es que, a pesar de la trama de thriller político que tenemos entre manos, con conspiraciones, giros inesperados y personajes que no son lo que parecen, no se olvidan de que tienen una película de superhéroes entre manos y se mantienen fieles a los cómics todo lo que pueden.

Es cierto que decepciona un poco que al final no esté Red Skull o cualquier otro enemigo del capi detrás de la trama moviendo los hilos. Pero, aún así, la película no carece de supervillano.

Aquí el gran supervillano es HYDRA, la cual ha logrado sobrevivir a la desaparición de Red Skull y su propia destrucción, volviéndose mucho más peligrosa al haber infectado las altas esferas de EEUU, provocando un caos mundial que le viene muy bien para sus planes de dominar el mundo. Esta nueva HYDRA se encuentra representada por Alexander Pierce, el Barón von Strucker –a quién vemos en una de las escenas post-créditos –y Arnim Zola. Este último, al igual que en los cómics, vemos que ha sobrevivido tras su muerte trasladando su mente dentro de una máquina; aunque aquí se trata de una computadora en lugar de un robot.

Esto es otra de las pequeñas decepciones que hay en el film, ya que todos esperábamos verlo dentro de un robot. Pero, bueno, así tampoco está mal y, desde luego, no se le puede considerar un mandarinazo como el de Iron Man 3, ya que es el mismo personaje de los cómics, aunque no sea un robot. Además, todavía queda la oportunidad de verle en más películas porque, aunque lo destruyan en este film, siempre hay formas argumentales de traerlo de vuelta y es posible que ya lo veamos convertido en robot y todo.


Otro cambio que se hace es en las relaciones sentimentales. Como ya he dicho, aquí no vemos ninguna historia entre la Viuda Negra y el Soldado de Invierno, ni tampoco entre el Capitán América y Sharon Carter.  No obstante, lejos de indignarme, este cambio me ha agradado bastante porque, sinceramente, esta es una película del Capitán América y la Viuda Negra –quién aquí tiene tanto protagonismo como él –, la historia principal se centra exclusivamente en ellos y, aunque al final los responsables de la película no han querido ir más allá de ese beso que se dan para pasar desapercibidos en plena fuga –que ya sabemos como suelen acabar ese tipo de besos en las películas –, se ve en todo momento que entre los dos hay algo más que amistad y compañerismo. Ya en Los Vengadores pudimos intuir la química que había entre ellos y en este film han decidido explotarla más con muy buenos resultados.

A todo esto ayuda el trabajo de los actores, el cual de nuevo es muy sobresaliente.

Chris Evans está de nuevo fantástico como el Capitán América y se nota que va mejorando en cada película donde lo interpreta. Desde luego, hace que queden completamente en el olvido las dudas que tuve en su día cuando lo escogieron para el papel. Para mí, ya ha hecho completamente suyo al personaje y ya me cuesta imaginarme a otro actor interpretando al Capitán América.

Sobre el nuevo traje que lleva, no está mal, ya que escenifica muy bien su estatus como herramienta al servicio de SHIELD. Eso sí, se echa de menos el traje con los colores de la bandera estadounidense –esa que disgusta tanto a los progres a los que les gusta manifestarse cuando EEUU invade algún país (cosa que está muy bien) pero luego se quedan callados cuando es otro país, como Rusia, el que lo hace  –y eso es algo que los responsables del film han sabido ver haciendo que al final recobre el traje clásico que utilizó durante la II Guerra Mundial. Y no lo digo solo porque ese traje sea, de momento, el mejor que ha llevado en este universo cinematográfico, sino porque ejemplifica muy bien su rebelión contra los que antes eran sus amos.

Scarlett Johansson vuelve a estar magnífica como Viuda Negra y demuestra una vez más que fue una excelente elección para este personaje; además, como ya he dicho, goza de un gran protagonismo en esta película. HayleyAtwell dejó el listón muy alto como protagonista femenina en la primera entrega y, desde luego,solo ella podía superarlo. Aunque, en este film, la Viuda Negra es mucho más que la protagonista femenina y principal apoyo del capi; siendo, incluso, el lado oscuro que él no se atreve a desarrollar –la escena del interrogatorio a JasperSitwell (Maximiliano Henández) es un buen ejemplo de ello –. Como ya he mencionado antes, es tan protagonista en esta película como el capi; pero es que hay momentos en los que hasta llega a disputarle seriamente todo el protagonismo.

Creo que ahora mas que nunca la Viuda Negra se ha ganado con creces el tener película propia.

Sebastian Stan hizo un trabajo impecable en la anterior película y aquí vuelve a hacer lo mismo; ahora con su personaje convertido en el Soldado de Invierno. Un Soldado de Invierno de lo mas logrado, tanto en el aspecto como en todo lo demás. Incluso han respetado mucho de su historia y sus orígenes. Puede que se hayan añadido algunas cosas, como que Arnim Zola había experimentado antes con él –algo que se vio en la primera película –o sustraído otras –la ya mencionada relación con la Viuda Negra –. Pero se ha respetado lo demás, como que los soviéticos fueron los que lo encontraron tras su aparente muerte y le convirtieron en lo que es o que es congelado cliogérnicamente cuando no se requerían sus servicios.


Ahora falta ver si, como en los comics, en el futuro lo vemos sustituyendo a Steve Rogers como Capitán América; algo que podría suceder, ya que Evans tiene un contrato para seis películas y Stan para nueve. Al final de esta película por un momento llega a parecer que matan a Rogers, lo que supondría que Stan sería el nuevo Capitán América en las siguientes películas. Afortunadamente, han sido listos y no lo han hecho, ya que hubiera sido demasiado precipitado.

Anthony Mackie está muy bien como Halcón. Puede que, a diferencia del Soldado de Invierno, su look difiera mucho del de los comics, pero eso era de esperar, ya que el traje de los cómics en una película quedaría un tanto ridículo. Además, le vemos con alas y volando, que es lo que importa.

Samuel L. Jackson una vez mas está genial como Nick Fury; aquí con muchas mas oportunidades para lucirse, incluso en las escenas de acción. Todavía sigo manteniendo que hubiera preferido un Nick Fury blanco –y si lo interpreta Bruce Willis, mejor –, pero este Fury estilo ultimate no está mal; siempre que sea Jackson quién lo interprete, claro.

De Robert Redford no me quejo nada. El tipo es un excelente actor y aquí, haciendo de villano, está excelente. Es agradable ver como cada vez mas grandes actores se interesan por el cine de superheroes, el cual es tan respetable como cualquier otro cine.

Cobie Smulders vuelve a hacer un buen trabajo como Maria Hill. El problema es que su personaje es uno de los secundarios que quedan mas en segundo plano. Pero, como ya he dicho, todos los personajes, por muy secundarios que sean, tienen la oportunidad de lucirse en esta película y ella, aunque sea en la partir final, no es menos.

Lo mismo ocurre con la Agente 13, muy bien interpretada por Emily VanCamp, que tiene también su oportunidadde lucimiento a pesar de lo mucho que se ha reducido su personaje. Al final de la película sabemos que se llama Sharon, pero nada indica que se apellide Carter o que tenga algún parentesco con Peggy Carter. Es muy probable que el personaje adquiera más protagonismo en futuras películas y que llegue a tener algo con el capi, pero en este universo cinematográfico la chica del Capitán América es otra.

Hablando de Peggy Carter, hace una pequeña aparición en este film, de nuevo interpretada por Hayley Atwell, quién vuelve a hacer un excelente trabajo. A ver si Marvel da luz verde a esa serie que están preparando con ella de protagonista. Porque, que la Viuda Negra tenga su propia película y Peggy Carter su propia serie de Tv sería algo que me haría muy feliz.

Termino esta ronda sobre el reparto de la película con Frank Grillo, quién hace también un buen trabajo, primero como compañero del capi y luego como su enemigo. En la pelicula, Grillo da vida a Crossbones, un conocido villano de los comics del capi. Aunque en la película, además de cambiarse sus orígenes, solo lo vemos como su alter ego, Brock Rumlow, privándonos de la oportunidad de verle con su famosa máscara de calavera; aunque, viendo como termina su personaje, no hay duda de que la próxima vez que loveamos llevaráuna máscara puesta.


Y no me olvido de Georges St-Pierre, que tiene una pequeña aparición al principio como otro conocido enemigo del capi, Batroc el Saltador. El tipo, un campeón de lucha metido a actor ocasional, destaca más en las escenas de artes marciales que en la interpretación; aunque no lo hace mal del todo, la verdad.

Resumiendo ya.

Capitán América: El Soldado de Invierno es una película estupenda y una sobresaliente adaptación de cómic. Como secuela, es superior a la primera, aunque tampoco me gusta comparar entre ambas, ya que las dos películas, aunque estén hermanadas, resultan bastante diferentes la una de la otra.

Desde luego, he disfrutado enormemente viendo esta película y tengo unas ganas enormes de volver a verla más veces. Para mi es ya la mejor película de la Fase 2; al menos de momento, ya que aún quedan dos películas más. Pero, a la espera de ver que hacen Guardianes de la Galaxia y The Avengers: Age of Ultron, de momento el ranking de esta Fase 2 quedaría de la siguiente manera: esta película  quedaría en el número 1, Thor: The Dark World (Alan Taylor, 2013) en el número 2 y Iron Man 3 (Shane Black, 2013) en el número 3; aunque, algo me dice que quedará al final la última.


Que agradable es ver por fin al Capitán América por fin en películas; mucho mejor si las películas son tan buenas como esta y su predecesora.














6 comentarios:

WarrioR dijo...

Me encanto n_n, uno es muy feliz cuando la película en lugar de no llenar las espectativas la supera y este es el caso, para mi ya de es de las mejores películas de superheroes solo detrás o la par de Batman The Dark Knight y Avengers

Y que conste... no soy fan del personaje mi personaje favorito es el hombre araña.

Me ha encatando como han hecho ver más maduro al persona de Chris Evan y pues estoy admirado del excelente trabajo que esta haciendo Scarlett dando una muy real Viuda Negra, ojala le hagan su película.

Y otra sorpresa, el actor que elijieron de Falcon es muy carismatico me agrado aun cuando en los comics Falcon se me hacia nada interesante.

Saludos.

Quiero verla de nuevo pronto D:

AXA dijo...

Me alegra ver que te ha gustado tanto como a mi y que coincidamos en casi todo. Y eso que no eres fan del personaje, algo que no me molesta nada; de hecho, le hace tener mas mérito a la película del que ya tiene.

Spiderman también está entre mis superheroes favoritos; de hecho, es mi favorito principal junto con Batman. Sin embargo, me da que su nueva película no me va a dejar tan buen sabor de boca como esta; espero equivocarme.

Y, desde luego, que den luz verde a la película de la Viuda Negra YA.

Saludos

Mauricio dijo...

A mi también me encanto la película todo el universo marvel me encanta como lo estan llevando al cine y me gusta que hagan como su propio universo, ya que no cuentan con varios d elos personajes principales de sus comics (spiderman, los 4 fantasticos, x men y mutantes y namor y manthing y todos los personajes relacionados)
Estoy esperando tu comentarios y critica de la serie agentes de shield que a estado reciviendo muchas criticas pero que para mi esta muy buena y enrriquece a el UCM, ya va por el 17 espero que la comentes por lo menos capitulo a capitulo haber que te deja, me gusta mucho tus criticas porque casi siempre consido con todas.

Israel Campos dijo...

Completamente de acuerdo contigo. Esta segunda entrega es un peliculón (que la primera ya lo fue)y ese toque adulto con trazos de política, personajes corruptos y sorpresas varias le han venido de maravilla.
Las escenas de acción son tremendas y los personajes han evolucionado bastante, cosa que es de agradecer.
Y, desde luego, me uno a tu propuesta de que La Viuda Negra tenga peli y saga propias.

Saludos.

AXA dijo...

Mauricio: Me alegro que te guste, tanto la película como este universo cinematográfico de Marvel que también me está encantando a mi.

Sobre Agents of SHIELD, es cierto que la serie empezó decepcionando, pero en estos últimos capítulos está mejorando bastante.

A ver si me acuerdo de escribir la review sobre ella

AXA dijo...

Israel: Gracias y me alegro mucho de que coincidamos tanto.

Saludos