5 de junio de 2011

PIRATAS DEL CARIBE: EN MAREAS MISTERIOSAS (2011)






Ya he visto la cuarta entrega de la saga Piratas del Caribe. Una saga que a mi me gusta mucho a pesar de que el cine de piratas no es, precisamente, de mis favoritos. No es que no me gusten las películas de piratas, pero tampoco soy muy entusiasta de ellas. No obstante, esta saga, que surgió de una atracción de Disneyland, si ha logrado captar mi interés y mi entusiasmo, ya sea por su toque fantástico y mitológico o por el enorme carisma de su protagonista principal.

Para mi, la primera entrega, Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra (2003), es un film bastante correcto. Su segunda entrega, Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto (2006), es un peliculón y la mejor entrega de la saga hasta la fecha. Y su tercera entrega, la vapuleada Piratas del Caribe: En el Film del Mundo (2007), me parece un buen film, pero que peca bastante de ambicioso.

Ahora llega esta cuarta entrega, Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas, que viene marcada por un cambio de director, la ausencia de dos de sus personajes principales (Elizabeth Swann y William Turner), un nuevo villano y, sobre todo, una de las peores decisiones de casting de la historia del cine.

Vayamos por partes.

Tal y como se dejó ver al final de la tercera entrega, esta nueva película se enmarca en la búsqueda de la mítica Fuente de la Eterna Juventud.

Jack Sparrow (Johnny Depp), tras haber buscado la fuente sin éxito, llega a Londres para salvar a su compañero, Gibbs (Kevin McNally), de morir en la orca. Sin embargo, su plan sale mal y es apresado por las tropas británicas y llevado ante la presencia del rey Jorge II (Richard Griffiths), quién pretende obligarle a buscar la fuente para la corona británica. Allí, Sparrow se reencuentra con su antiguo adversario, Hector Barbossa (Geoffrey Rush), quién ha perdido la Perla Negra –junto con una de sus piernas –y ahora es un corsario al servicio de Inglaterra. Sparrow se niega y logra escapar. Pero, poco después, se reencuentra con Angelica (Penélope Cruz), una mujer de su pasado que lo engaña y lo lleva a bordo del Venganza de la Reina Ana, el buque capitaneado por el temido Barbanegra (Ian McShane), que es el padre de Angelica. Barbanegra también va detrás de la fuente, pero no es el único. El rey de España ha enviado a una expedición y Barbossa también ha iniciado la marcha guiado por Gibbs.

Como ya he dicho, esta cuarta entrega viene marcada por un cambio en la silla de director. El habitual, Gore Verbinski –actualmente, inmerso en una versión cinematográfica de El Llanero Solitario –, es sustituido aquí por Rob Marshall, director de films musicales, como la oscarizada Chicago (2002) o la fallida Nine (2009) y del film Memorias de una Geisha (2005).

Para mi, la elección de este director obedece a dos factores. Uno es un intento por parte de Disney de introducir un nombre de cierto prestigio en la saga y así resarcirse de la avalancha de malas críticas –muy injustas en su mayoría, según mi opinión –que recibió la tercera entrega. El otro factor es la búsqueda, por parte de Marshall, de un film taquillero que le vuelva a colocar dentro de la industria tras el batacazo de Nine, que con un presupuesto de 80 millones de dólares solo hizo 19 millones en EEUU y una taquilla mundial de 53 millones de dólares; para que luego digan de Sucker Punch que, por lo menos, ha logrado salvar los muebles con una taquilla mundial de casi 90 millones de dólares.

Marshall es buen director y hace todo lo que puede para evitar que el film se hunda por su propio peso. Pero se nota mucho su total inexperiencia con este tipo de superproducciones y se le ve bastante perdido; sobre todo en las escenas de acción, muchas de ellas –como la huida de Jack Sparrow por Londres –bastante forzadas. Eso si, el tipo aporta bien sus conocimientos en films de época con un diseño de producción estupendo y muy bien trabajado.

Aún así, en mi opinión, la saga ha salido perdiendo con el cambio de director. Deberían haberse dejado de esas tonterías de intentar contentar a la crítica y haber buscado un director mas experimentado en dirigir superproducciones de efectos especiales. Y, parece que los responsables de la saga han tomado nota, ya que se dice que para la futura quinta entrega se están barajando los nombres de Tim Burton –quién ya fue considerado para este film –, Sam Raimi, Alfonso Cuarón, Chris Weitz y Shawn Levy.

Donde deberían haber hecho de verdad un cambio es en el apartado del guión. Los guionistas Ted Elliot y Terry Rossio empiezan a estar ya gastados con respecto a esta saga y eso se deja ver en el guión de la película, donde se repiten demasiado chistes y situaciones ya bastante vistas. Aunque, eso no es lo peor, ya que el ritmo no para de decaer y la historia se estanca varias veces, haciendo que el film llegue a aburrir, algo que no me había ocurrido con las anteriores entregas de la saga –bueno, tal vez un poco al principio de la tercera; pero nada que el conjunto del film pudiera solucionar –a pesar de la larga duración de estas. Además, el climax es muy, pero que muy flojo. Aunque, lo peor es el tratamiento que se le da a los españoles, que parecen unos fanáticos religiosos surgidos de la época de Felipe II ¿No se desarrolla esta película en el siglo XVIII?

Hubiera estado bien que hubiesen buscado unos guionistas nuevos y frescos que le hubieran dado a la película la frescura y el dinamismo necesario para revitalizar la saga; Rhett Reese y Paul Wernick –los de Zombieland, para mas señas –serían una buena opción.

En cuanto al tema del reparto la cosa está bien y mal a partes iguales; o desiguales, según se mire.

Johnny Depp vuelve a estar fantástico en la piel del carismático Jack Sparrow, el alma de toda esta saga. Geoffrey Rush vuelve a hacer un gran trabajo dado vida a Barbossa, el otro gran personaje de la saga. Ian McShane, el actor que da vida a Barbanegra, hace una interpretación excelente, dotando a su personaje de vida propia y haciendo que este cause miedo y expectación a partes iguales. Lo malo es que, a pesar de una primera aparición realmente impresionante, el personaje va siendo desaprovechado –o, al menos, da esa sensación –a medida que avanza el film; algo bastante lamentable. Aún así, McShane y su Barbanegra son la mejor incorporación a la saga.

En la otra cara de la moneda encontramos a Sam Claflin –aunque no se que es lo peor de él, si su interpretación o el insoportable misionero al que da vida –, el español Óscar Jaenada –que interpreta al líder de la expedición española –y su inexpresiva cara de palo o Richard Griffiths –el tío de Harry Potter –que, aunque es un estupendo actor, su interpretación del rey Jorge II la encontré un tanto pasada de rosca.

Claro, que quién aquí se lleva la palma es Penélope Cruz.

A mi me reventaron la película el día en que decidieron ficharla como protagonista femenina y, tal y como me temía desde el primer momento, la tía es un lastre para la película todo el tiempo. Como actriz –si se la puede llamar así –es PÉSIMA y su interpretación de Angelica –un personaje interesante con muchas posibilidades –es bochornosa y llega a provocar vergüenza ajena. Lo peor es que, mientras otras malas actrices, al menos, se esfuerzan por hacer una interpretación correcta en sus respectivos trabajos, ella no se esfuerza ni una pequeña pizca. Todo el tiempo está con la misma cara, la cual no cambia ni aunque le apunten con una pistola o le pongan una espada al cuello; hasta una máquina expendedora sería menos inexpresiva que ella –y mas inteligente, seguro –. Y en las escenas de acción, tres cuartos de lo mismo. A parte de no saber ni coger una espada, se nota a las mil leguas cuando es una especialista la que está en pantalla; ya que la especialista es la que pelea mientras que ella parece que está espantando moscas todo el tiempo.

Y que a semejante espécimen le hayan dado un oscar...

Es difícil olvidar a Keira Knightley, la protagonista femenina de las tres primeras entregas –mucho mejor actriz y que lucía mucho mejor en las escenas de acción –, pero esta tipa hace que hasta se la eche mas de menos y todo. Hasta la chica que hace de sirena, la también española Astrid Berges-Frisbey, hace un trabajo muchísimo mejor; y eso que está mucho menos tiempo en pantalla y a penas tiene diálogos.

Resumiendo.

Una película que no es mala del todo, pero si muy mejorable. Una cinta de aventuras para pasar el rato bastante simplona que se ve tan rápido como se olvida y que tiene bastantes fallos, multitud de cosas totalmente mejorables y cosas que sobran completamente –como la historia de amor entre el misionero y la sirena –. Como entrega de la saga Piratas del Caribe, este es, sin duda, el episodio mas flojo. Tiene algunos momentos muy logrados, como el ataque de las sirenas o –como ya he dicho antes –la primera aparición de Barbanegra, pero el conjunto a duras penas logra mantenerse a flote y hace aguas por muchos sitios.

Todo esto sin Penélope Cruz, porque con ella esto es ya una MIERDA mas grande que la muralla china. Desde luego, yo haría con ella lo mismo que hace Jack Sparrow con su personaje en la película, pero de verdad.






5 comentarios:

Nacho dijo...

No pensaba ver esta pelicula, mas que nada sabiendo a lo que iba, y parece que todo a sido asi. No espere ver una entrada de esta pelicula, sabiendo lo que opinaba de la "acertada" eleccion en casting, pero me alegra ver tu opinion acerca de esta pelicula. No me imagaba algo mejor la verdad, con el tema de abaratar costos con el presupuesto, que igual llego a 200 millones, y muchos me dicen que hay falta de CGI y cosas asi. Aunque como muchos espero una secuela digna y entretenida como la 1ra, esa posibilidad se ve lejana si siguen entregando secuelas asi. Que conste, Dead Man's Chest me gusto, pero quizas le falto algo para llegar al nivel de la primera, que eso si, contenia un elemento que gusto bastante, el Davy Jones digital interpretado por Bill Nighy.

Saludos.

AXA dijo...

Según tengo entendido, la película ha costado 250 millones de dólares, solo 50 millones menos que la tercera. Pero, vamos, por lo que se ve en pantalla, ya podrían haberse gastado menos.

No te pierdes gran cosa. Yo, que vi las tres primeras en el cine, no he pagado un céntimo por ver esta por la razón que tu ya sabes. Pero, viendo el resultado de la película en si, no me arrepiento lo mas mínimo.

Lo de falta de CGI se debe a que aquí hay muchos menos personajes fantásticos y mitológicos; tan solo las sirenas, los zombies y poco mas.

Esta cuarta entrega han querido enfocarla a un aspecto menos fantástico y mas aventurero, mas como una película de piratas en toda regla. Y ese es su gran error, porque lo que mas interesa de esta saga es su toque fantástico, ya que el cine de piratas está de tan capa caída que ni tan siquiera el éxito de esta saga ha logrado revitalizarlo.

Supongo que esto de cual de las entregas de la saga nos parece mejor, como todo, va por gustos. A mi, desde luego, El Cofre del Hombre Muerto es la que mas me gusta de toda la saga. Pero cada uno tendrá su favorita.

Saludos.

Nacho dijo...

Como bien dices, querian volver mas al tema aventurero, pero es precisamente lo contrario que hizo esta saga interesante, lo fantastico y cosas asi. Ojala la 5ta entrega, mas que segura, que vuelvan a algo mas fantastico, y ver en que se gastan tantos dolares. Y por esa razon de casting, no la pensare hasta que salga en formato casero.

Saludos.

AXA dijo...

Yo también espero que en la quinta entrega recuperen el estilo y el toque fantástico de las primeras.

Aunque, como vuelvan a tomar esa equivocada decisión de casting, conmigo que no cuenten.

Camisetas y Regalos dijo...

Se supone que esta película adapta, o más bien destroza En mareas misteriosas, una buena novela de piratas de Tim Powers. Pero al solo está inspirada.

De todas formas ahora que se han puesto con los piratas, podrían hacer una versión cinematográfica de Monkey Island, ¿no? Estaría bien, aunque fuera de animación 3D de DreamWorks estilo Tintín.

(Por cierto, los comentarios no se ven porque aparecen en negro y el fondo también)