16 de abril de 2017

LIFE (2017)





ATENCION. Advierto que esta review contiene SPOILERS. Quién no haya visto la película, que se abstenga de leerla. Si, por el contrario, deciden leerla, lo harán bajo su total responsabilidad.















Esta Semana Santa he aprovechado para ver dos películas a las que tenía bastantes ganas. Una es Power Rangers, de la que pronto tendréis la review, y la otra es la película que ahora nos ocupa.

Los tripulantes de la Estación Espacial internacional recogen una sonda proveniente de Marte que contiene muestras de la superficie del planeta. Al analizarlas, descubren un organismo vivo que demuestra la existencia del planeta rojo. Un gran descubrimiento que pronto se convierte en su pesadilla cuando el organismo resulte ser hostil y se convierte en una amenaza; no solo para los tripulantes de la estación, sino para toda la humanidad.

Life es una película de ciencia ficción y suspense dirigida por Daniel Espinosa, director de películas como El Invitado (2012) y El Niño 44 (2015), y escrita por Paul Wernick y Rhett Reese, responsable de los guiones de Zombieland (Ruben Fleischer, 2009), G.I.Joe: La Venganza (Jon M. Chu, 2013) o Deadpool(Tim Miller, 2016), con Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson y Ryan Reynolds como cabezas más visibles del reparto.

La película se estrenó en EEUU el pasado 24 de marzo y en España lo hizo el 7 de abril. En taquilla las cosas le están bastante mal. Con un presupuesto de 58 millones de dólares, solo lleva recaudados 28 millones en EEUU y 40 millones más en EEUU, haciendo un total de 68 millones de dólares.

Por contra, la crítica se está portando bastante bien con ella, mientras que la opinión del público están muy divididas entre quienes la adoran y los que la consideran una mierda.

¿En que grupo me posiciono yo?

Pues, claramente, en el segundo. Porque la película me ha parecido UNA MIERDA.

Eso si, muchos de los detractores de este film la atacan por ser una copia de Alien (Ridley Scott, 1979). Sin embargo, esa no son, ni de lejos, mis razones. Son incontables las copias de Alien que se han hecho en las casi cuatro décadas que han transcurrido desde que se estrenó la obra maestra de Scott, así que no creo que a estas alturas haya que reprocharle a esta película que haya hecho lo que cientos de películas han hecho antes que ella.



No, mis motivos para decir que esta película es UNA MIERDA son otros. De hecho, ya desde mucho antes de verla sabía que la película copiaba a Alien y eso no me quitó las ganas de verla.

Mis motivos son otros, como ya he dicho. Para empezar, la película es un auténtico PETARDO. Me he aburrido viéndola lo que no está escrito; y eso que la duración de la película no llega ni a las dos horas.


Y no me he aburrido porque en la película no pase nada; al contrario, pasan muchas cosas. El problema es que esas cosas no están bien hechas. Daniel Espinosa no es mal director, el tipo dirige bien. Pero, en esta película, hace uno de sus peores trabajos, con una dirección de lo más plana y simplona que hace que la película, tras un potente arranque en el que nos presentan muy bien a los personajes, luego –poco después de llegar el bicho a la estación espacial –la película se desploma y va en todo momento en caída libre.

Y es que la película no tiene nada destacable. Los momentos de tensión a penas generan tensión, los momentos de terror a penas asustan, las escenas de acción no emocionan y son de lo más insustanciales, los sustos son pocos y ya te los ves venir de lejos… De hecho, la película es de lo más previsible. Sabes en que momento va a pasar lo que va a pasar y, cuando un personaje muere, sabes de antemano que va a morir.

Cuando el personaje de Ryan Reynolds se mete en la sala de contención con el bicho para salvar al negro, sabes enseguida que va a morir por gilipollas. Cuando la rusa se empeña en salir fuera de la estación, sabes ya que no va a volver dentro. Cuando el japonés se separa del grupo mientras está huyendo del bicho, sabes que ha firmado su sentencia de muerte.

Así toda la puta película. Me llegué a sentir vidente y todo.

Hasta el final te lo ves venir de lejos. Aunque, eso si, el final está bastante logrado y es de lo poco que llega a aterrar de todo el film; los gritos de Rebecca Ferguson mientras es lanzada hacia el espacio después de hacerse el descubrimiento en la Tierra voy a tardar en olvidarlos

Los efectos especiales y el diseño de producción también están muy logrados, ahí no tengo problema.

También el bicho está muy logrado. A parte de que el diseño y los efectos están muy bien, luego vemos que, al igual que los famosos xenomorfos de Alien, es un auténtico hijo de puta y una verdadera máquina de matar que posee una fuerza impresionante –no hay más que ver como le destroza la mano al negro cuando todavía es muy pequeño –, es inmune al fuego y al frío extremo, puede permanecer mucho tiempo sin óxigeno y, encima, no para de crecer a medida que se alimenta.

Ese bicho, Calvin –el nombre que le ponen –, no me cabe duda que fue el que extinguió la vida en Marte y, si llega a la Tierra, no hay duda de que hará lo mismo. Por eso, no me explico la cantidad de gilipolleces que hacen los protagonistas a lo largo de la película para intentar detenerlo.



Y es que llegamos a lo peor de la película con diferencia, EL GUIÓN; un guión que cuesta creer que lo hayan escrito los mismos que escribieron Zombiland y Deadpool.

Porque volvemos a tener un problema parecido al de Prometheus (Ridley Scott, 2012) –película que, por cierto, prefiero mucho más que este bodrio –. Juntan a un grupo de científicos que se supone que son los mejores en su campo y, a la hora de actuar, resulta que son los tontos del pueblo.

Es increíble la cantidad de gilipolleces que hacen y no paran de hacer a lo largo de la película; ideas para contener la amenaza que no se les ocurriría ni a los de la LOGSE. Al final, te das cuenta de que el bicho es la única vida inteligente que hay en esa estación espacial.

Eso si, por lo menos, los actores hacen un buen trabajo, pese a lo gilipollas que resultan sus personajes. Los tres más famosos, Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson y Ryan Reynolds, están geniales, lo mismo que la rusa, el japonés y el negro –no es discriminación, es que sus nombres son difíciles de escribir –.

Prácticamente, estos personajes, el bicho y la rata del laboratorio son los únicos interpretes de la película. Bueno, también están los pescadores del final y los niños con los que hablan por videoconferencia en desde Times Square.

Y aquí tenemos otra cagada en la larga sucesión de cagadas que tiene este film. Porque no veo que necesidad había de mostrar Times Square abarrotado, rompiendo la sensación de aislamiento de la película. Algunos dirán que es para mostrar lo pendiente que está el mundo del gran descubrimiento que hacen; pero, para ese plan, que hubieran mostrado las capitales del mundo abarrotadas observándoles en grandes pantallas, digo yo.

Bueno, no me enrollo más.

La película es un bodrio infumable. Una máquina de producir aburrimiento y vergüenza ajena. Yo no se la recomendaría ni a mi peor enemigo. Y, vamos, el que sea una copia de Alien me la trae al fresco. La película es mala por méritos propios, no por los de Ridley Scott.







4 comentarios:

Manuel David Rendon Acevedo dijo...

Bueno, al menos no fue una película de origen acerca de Venom

AXA dijo...

Cierto. Olvidé mencionar ese detalle en la review

Mr Wednesday Franco Romano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mr Wednesday Franco Romano dijo...

No la he visto para opinar por cierto leí tus críticas de Transformer. Gracias por no ser de esas personas que critican la saga opino como vos que es buena saga por lo comercial. Michael Bay hizo otras películas y no las crítican tanto. Desde ya gracias por ser abierta y compartí tus reseñas en varios grupos. Por mi imagen se nota que me gusta Optimus