16 de abril de 2012

TITANIC (1997)







El 14 de abril de 1912, el RMS Titanic, un lujoso transatlántico que hacía su viaje inaugural entre Inglaterra y EEUU, chocó contra un iceberg y, a pesar de que se suponía que era el barco mas grande, moderno y seguro del mundo, terminó hundiéndose en las frías aguas del atlántico norte, muriendo 1.517 personas de las 2.227 que viajaban a bordo, siendo una de las mayores catástrofes marítimas de la historia.

Claro, que esta catástrofe no se debió solo al iceberg, también tuvo mucho que ver la negligencia del capitán y la compañía al no aminorar la marcha a pesar del avistamiento de icebergs. Por no hablar de que el número de botes salvavidas era insuficiente y, encima, estos eran llenados con menos de la mitad de personas que estos podían transportar y siguiendo el rígido, y anticuado, protocolo de salvar a las mujeres y a los niños primero.

Total, una gran catástrofe de la que el pasado sábado se cumplieron 100 años y de la que el cine y la Tv han sacado bastante provecho con varias versiones cinematográficas y televisivas de este trágico suceso.

Aunque, ninguna de estas dio tanto que hablar como esta versión cinematográfica que James Cameron escribió, produjo y dirigió con uno de los mayores presupuestos de la historia del cine y que, durante 12 años, fue la película mas taquillera de la historia del cine; solo desbancada por el propio Cameron con Avatar (2009).

La película comienza en la actualidad. El cazador de tesoros Brock Lovett (Bill Paxton) busca en los restos del Titanic un collar con un valioso diamante conocido como el Corazón del Mar. Sin embargo, lo único que encuentra en el lugar donde se supone está el diamante es un dibujo de una mujer desnuda que lleva puesto ese collar. Tras darlo a conocer a los medios, recibe la llamada de una anciana (Gloria Stuart) que afirma ser la mujer de ese dibujo, Rose DeWitt Bukater (Kate Winslet), una pasajera del Titanic a la que se creía muerta en el naufragio. Brock hace llevar a la mujer a su barco y esta le cuenta su historia, la cual comienza el 10 de abril de 1912, cuando el Titanic comenzó su viaje.

Ella viaja en el barco junto a su madre (Frances Fisher) y su prometido, Cal Hockley (Billy Zane), a quién ella no ama en absoluto pero se ve obligada a casarse con él, dado que es millonario y la familia de ella está completamente arruinada. Ella, que no desea para nada ese destino, está a punto de suicidarse pero, en esos momentos, es salvada por Jack Dawson (Leonardo DiCaprio), un joven dibujante de clase baja y espíritu libre que viaja en el barco gracias a que ganó los pasajes en una partida de cartas. Los dos se enamoran al instante, pero Rose se ve obligada a dejar de verle por las presiones de su madre y las amenazas de Cal. Sin embargo, el joven no desiste y, finalmente, Rose desafía a todos y se marcha con él. Los dos acuerdan irse juntos una vez el barco atraque en Nueva York. Sin embargo, es el día 14 de abril e ignoran que una catástrofe está a punto de interrumpir bruscamente su historia de amor.

James Cameron, un gran amante de las profundidades, siempre sintió una gran fascinación por la historia del Titanic. Su interés en hacer esta película comenzó durante el rodaje de Abyss (1989), cuando conoció a Robert Ballard, el famoso oceanógrafo que descubrió los restos sumergidos del Titanic en 1985. En un principio, no quiso hacer una película, sino una expedición submarina a los restos del Titanic que, de hecho, se llegó a hacer; a ella pertenecen las imágenes verdaderas de Titanic hundido que pueden verse al principio de la película.

Durante años, Cameron buscó financiación para este proyecto, el cual ya preveía de lo mas costoso debido a su envergadura. Finalmente, encontró el apoyo de la Fox, la cual recurrió a la Paramount para que le ayudara con los costos de producción de tan megalómano proyecto.

La película fue en su día la mas cara de la historia del cine, con un presupuesto de 200 millones de dólares –50 millones mas de lo previsto –. Muchos vaticinaban un gran fracaso, debido, principalmente, a lo trillado de su historia y a que muchos veían a Cameron mas como director de películas de acción y ciencia ficción.

No obstante, la película arrasó en taquilla de una manera fulminante. Solo en EEUU recaudó mas de 600 millones de dólares, a los que hay que sumar 1.295 millones recaudados en el resto del mundo. En total, la película hizo 1.932 millones de dólares; cifra que, sin duda, ha aumentado recientemente con el reestreno de la película en 3D –ahora debe superar ya los 2.000 millones –. Unas cifras que tan solo el propio Cameron ha sido capaz de superar, como ya he dicho antes, con su siguiente película –para la que hubo que esperar 12 años –, el film de ciencia ficción Avatar (2009).

Además, la película fue muy bien recibida por crítica y público y obtuvo un sin fin de premios. Entre ellos, 11 oscars con los que igualaba el record de Ben-Hur (William Wyler, 1959). Aunque este no fue el único record que igualaba, ya que también obtuvo 14 nominaciones, las misma que Eva al Desnudo (Joseph L. Mankiewicz, 1950).

El film se convirtió en todo un fenómeno sociológico en su día y, durante años, dio mucho que hablar. Uno de los mas beneficiados –o perjudicados, según se mire –, fue su protagonista, Leonardo DiCaprio, quién se convirtió en toda una estrella de Hollywood. No obstante, tuvo que arrastrar también la imagen de héroe romántico empalagoso durante unos cuantos años hasta que Martin Scorsese lo rescató y nos lo presentó como lo que es, un gran actor.

A todo esto, ¿que opino yo de esta película?

Si me preguntaran cual es la película que menos me gusta de la filmografía de Cameron, diría sin dudar que es esta. Y no porque sea mala. Al contrario, es una buena película. Sin embargo, en mi modesta opinión, yo creo que se la ha sobrevalorado en exceso.

Yo vi esta película en su día en el cine y me gustó, pero no tanto como al resto de la gente; que hasta aplaudía y todo. Además, con el paso de los años mi interés por el film ha ido decayendo a marchas forzadas, hasta el punto de que, cuando la emiten por la Tv, ni tan siquiera la veo entera; tan solo la segunda parte, la correspondiente al hundimiento del barco.

Tecnicamente, la película es brillante. Está muy bien rodada, su diseño de producción es excelente y los efectos especiales son de lo mas logrados. La reconstrucción que hace del hundimiento del transatlántico es realmente sensacional. Todavía recuerdo cuando vi esta escena en el cine y de como me puso la carne de gallina. Es, sin duda, el mejor momento de la película y uno de los mejores momentos de la historia del cine. Eso no lo discuto.

Las interpretaciones son también muy buenas, lo mismo que la dirección de actores. DiCaprio y Kate Winslet hacen un excelente trabajo y, además, tienen una química estupenda. El resto del reparto también está a la altura. Las interpretaciones son unas mejores que otras pero, en general, los actores cumplen.

Por contra a todo esto, el principal problema de la película radica en su guión, un guión de lo mas simplón y previsible. Me sorprende que, cuando se estrenó Avatar hace tres años, hubo mucha gente que se quejó de su guión y, sin embargo, cuando se estrenó esta a penas hubieron críticas negativas en torno a esto. Al contrario, incluso hubo críticos que decían que era una injusticia que la película no estuviera nominada a los oscars en la categoría de guión ¡Increíble!

Porque, vamos. Puede que el guión de Avatar también pecara de tópico y simplón pero, comparado con el de esta película, es una maravilla.

Para empezar, la historia de amor que nos muestra, a parte de estar de lo mas trillada, reúne todos los tópicos habidos y por haber en este tipo de historias. Él, un chico pobre, pero encantado de la vida, ella, una chica de la alta sociedad que envidia su mundo porque vive en una jaula de oro. Algo visto mil veces, pero que podría haber funcionado si Cameron hubiera sabido aprovechar esta historia mejor o, por lo menos, haber potenciado los elementos de alrededor; como el componente sexual. Y mira que tuvo oportunidades, como la escena del retrato o la escena de sexo dentro del coche, dos secuencias que prometían, pero que están rodadas de una forma insípida y terminan siendo frías y carentes casi por completo de sensualidad.

Luego, a pesar de las buenas interpretaciones, los personajes están estereotipados a mas no poder. El personaje de Billy Zane, el prometido millonario y cabrón de Rose, reúne todos los elementos de un villano de culebrón. La madre de la protagonista, interpretada por Frances Fisher, tres cuartos de lo mismo. Y así un largo etc. La película trata de mostrar a modo crítico la diferencia de clases de la época, pero lo hace de una forma muy superficial, como alguien que cree saber como es la pobreza por haberse leído las novelas de Charles Dickens o haberse visto la filmografía de Ken Loanch, pero que nunca ha salido a la calle a ver por sus propios ojos como es de verdad la dura situación de los pobres y la clase trabajadora.

La primera parte de la película es soporífera. Todo es tan tópico y previsible que llega a aburrir terriblemente. La cosa mejora en la segunda parte con el espectacular naufragio, el mejor momento de la película, como he dicho antes, que hace mucho mas llevaderas las tres horas que dura el film.

Debo decir que me gusta como termina la película. No hay un final feliz, puesto que el chico muere al final. Pero tampoco es triste del todo, ya que la chica decide no volver a su anterior vida –me encanta la escena en la que Cal la busca entre los supervivientes y ella se oculta de él –y decide iniciar una nueva vida, convertida también en un espíritu libre por su propia cuenta.

Este final y la escena del hundimiento son la principal razón de que la película reciba el aprobado por mi parte.

Resumiendo.

Una película brillante en su apartado técnico e interpretativo, pero muy pobre a nivel argumental y de guión. La forma en como recrean el hundimiento del famoso barco es impresionante, pero le quitamos eso y, practicamente, nos quedaría un telefilm de mediatarde.

No es una mala película, pero no es ni de lejos la gran obra maestra que dicen que es. Y, desde luego, no se merecía llevarse tantos oscars. Está bien que arrasara en el apartado técnico, pero no debió haber sido la gran ganadora de ese año. Sobre todo, estando también en esa edición L.A. Confidential (Curtis Hanson, 1997), que si es una verdadera obra maestra y la mejor película de aquel año. Otra prueba mas de lo injustos que llegan a ser esos premios.

La nueva edición en 3D que se ha reestrenado hace poco no la he visto y dudo mucho que me moleste en verla.

Y de la canción de Celine Dion mejor no hablo, porque no quiero recordar experiencias traumáticas.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta esa peli me encanta yo yoro al berla es una istori de amor y alos que no les gusta estan locos

rous dijo...

nose que me gusta + esa peli que mi vida tengo un yanto inolbidable cuando la beo yo tambien me yamo y gual que la actris

rous dijo...

me encanta la historia del titanic en este momento la estoi biendo y ala bes estoi yorando si yoro mas me muero ayer la vi3 veses me dormi alas 5 de la mañana tego 1000 fotos de el titanic y 2 peliculas en el sel y en mi cumpu a y en sede osea html ay dios mio me muero de amor y pasion al berla me muero hoy la vi5 veses la e visto8 veses y no mea buro de berla a